El Tesoro Público ha colocado este jueves 6.938 millones de euros en deuda a largo plazo, prácticamente en el rango alto previsto, y ha vuelto a contener e incluso disminuir los tipos de interés, volviendo a cobrar por los bonos a 3 años.

Además de volver a adjudicar rozando el rango máximo previsto, la demanda conjunta de las cuatro referencias ofrecidas ha superado los 12.941 millones de euros, lo que supone 1,8 veces por encima de lo finalmente adjudicado en los mercados, por lo que los inversores siguen confiando en los títulos de deuda pública española.

El organismo ha vuelto a testar a los mercados después de haber conseguido abaratar el coste de financiación en las emisiones de las últimas semanas pese a la crisis del Covid-19, en buena medida gracias a la intervención realizada por el BCE en marzo, y tras el anuncio el lunes de la propuesta realizada por Francia y Alemania de un fondo de recuperación de la economía europea de 500.000 millones de euros destinado a los países y los sectores más golpeados vía transferencias.

Además, la emisión ha tenido lugar después de la reunión del Eurogrupo del viernes, tras la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confirmó que tiene la intención de recurrir al fondo europeo de 100.000 millones contra el desempleo para financiar parte del coste de los ERTE, aunque por ahora no tiene previsto demandar el instrumento precautorio del MEDE al no presentar aún problemas de financiación.

En concreto, ha emitido 1.311 millones en bonos a 3 años y 2 meses, frente a una demanda de 4.974 millones, y ha registrado un tipo de interés marginal del -0,146%, por lo que ha empezado a cobrar por este tipo de papel, ya que la referencia era el interés del 0,154% de la emisión del 7 e marzo de 2019.

Asimismo, ha colocado 1.746 millones, frente a una demanda de 3.186 millones, con los bonos a 5 años, papel con el que también ha disminuido el coste de financiación, ya que el marginal ha pasado del 0,283% registrado en la subasta del 7 de mayo al 0,070%, muy cerca de empezar a cobrar de nuevo.

En cuanto a las obligaciones, ha emitido 2.532,2 millones a 10 años, frente a unas peticiones de 3.277 millones, y en este caso se ha mantenido el tipo de interés marginal en el 0,728, en línea con el registrado el pasado 2 de abril. Por último, con las obligaciones a 50 años ha colocado 1.348 millones, frente a una demanda de 1.503 millones, disminuyendo el interés al 1,701%, en este caso ligeramente algo mayor que el tipo del 1,637% de la subasta del 21 de noviembre del año pasado.

El pasado martes el Tesoro captó 2.485 millones de euros en letras, en el rango alto previsto, y ha ahondado en los tipos negativos en el caso del papel a 3 meses y ha vuelto a cobrar pos las letras a 9 meses. Con la emisión de este jueves el Tesoro cierra el calendario de subastas del mes de mayo, en el que ha conseguido abaratar el coste de financiación de todas las emisiones realizadas pese a la crisis del coronavirus.