Desde ATA ya han elaborado un exhaustivo documento con 35 medidas que han enviado ya a los partidos que concurren a las elecciones para que las incorporen a sus programas. Se trata de medidas en todos los campos de la actividad de estos trabajadores (Seguridad Social, empleo, autónomos dependientes; morosidad o segunda oportunidad).

ATA ha propuesto hoy varias soluciones a los problemas de los falsos autónomos a través del refuerzo de la figura del trabajador autónomo económicamente dependiente (trade) –que dependen en un 75% de sus ingresos de un solo pagador–. Así, pretende que sean estos trabajadores los encargados de registrarse en la Seguridad Social y no sus empresas. Y quieren que se cree la figura del trade digital, siempre que el 75% de sus ingresos provengan de plataformas digitales.

Además, ATA plantea que se establezca una retribución mínima para todos los trade –no solo los digitales– de 1.050 euros mensuales, “para evitar abusos”, ha precisado la vicepresidenta ejecutiva de ATA, Celia Ferrero.

Los representantes del colectivo han reclamado también una nueva batería de tarifas planas y reducidas para varios tipos de trabajadores por cuenta propia. ATA ha denominado a la primera de estas rebajas de cuotas la Tarifa 0, (exentos de pagar cuota) para los autónomos “no habituales”, que serían los que ingresen menos de la mitad del salario mínimo interprofesional (SMI) y puedan demostrar no haber realizado la actividad de forma continuada durante dos meses en un periodo de 12 meses o periódica y discontinua durante cuatro meses en un periodo de 12.

Si bien, proponen que incluso estos trabajadores estén obligados a registrarse como autónomos en la Seguridad Social. También reclaman una Tarifa 30 (de 30 euros al mes) para estudiantes de formación reglada menores de 25 años. Asimismo, plantean una tarifa plana de 60 euros para autónomos con ingresos inferiores al salario mínimo durante dos años prorrogables. Finalmente, exigieron una cuota de 30 euros al mes durante 24 meses para las mujeres del mundo rural que inicien una actividad o estén en sucesión empresarial.

Desde ATA también han hecho una serie de reclamaciones relacionadas con las pensiones y la protección social de los autónomos. Una de sus peticiones es que la Seguridad Social envíe a todos los autónomos una carta con una simulación de su futura pensión y otra de cuanto cobraría si ampliara su base de cotización 100 euros.

Asimismo, consideran que estos trabajadores deberían poder hacer aportaciones voluntarias a la Seguridad Social al inicio de un ejercicio, sin que estas aportaciones aminoren su cuota mensual, pero sí computen como cotizaciones por una base mayor.

Mientras que, en materia fiscal, piden que los nuevos autónomos que facturen menos de 30.000 euros anuales no paguen IVA durante los 24 primeros meses de actividad; y que las indemnizaciones por extinción de contratos para los trades en caso de ERE estén exentas de tributación, al igual que las indemnizaciones por despido de los asalariados.

Finalmente, han exigido dos medidas de lucha contra la morosidad: que el cumplimiento del plazo a proveedores se verifique por cualquier inspección de Hacienda y, de existir, se sancione por esta instancia; y que esta misma inspección sancionadora excluya a la empresa multada de ser beneficiaria en el ejercicio fiscal posterior a la resolución del expediente de cobrar bonificaciones o reducciones fiscales o de Seguridad Social, así como de ayudas, subvenciones o contratos con la Administración pública.