La patronal Foment de Treball ha pedido a la Generalitat que rebaje los tipos del IRPF para equiparar la tributación en Catalunya a la existe en Madrid y al Estado central la supresión del impuesto de patrimonio. En un informe elaborado por la institución se propone tanto una reducción del tipo mínimo de la renta como el máximo. Como el IRPF es un impuesto compuesto en el caso de que se diera esa reducción, los más beneficiados serían los contribuyentes con más ingresos puesto que disfrutarían de doble rebaja.

En concreto, la propuesta es que el tipo marginal más bajo pasará del 21,5% actual al 18,5% mientras que el más alto se reduciría del 48% al 43,5%. El secretario general adjunto de la patronal, Salvador Guillermo, ha explicado esta mañana de manera gráfica que el objetivo es que “los ricos paguen como los ricos de Madrid y los contribuyentes pobres como los pobres de Madrid”. En relación con patrimonio, Foment aseguró que el impuesto “disuade y distorsiona la actividad económica y su efecto redistributivo es menor”.

El presidente de la patronal, Josep Sánchez Llibre, situó como la primera y más importante medida la reducción de la economía sumergida que algunos estudios sitúan en el 25% del PIB. El presidente pidió a la Generalitat un plan a cuatro años para reducir esa economía sumergida en 10 puntos. “Se podrían llegar a recaudar 40.000 millones más”, ha calculado Sánchez Llibre.

Para atraer talento extranjero, la patronal propuso también una fiscalidad similar a la que se da en Portugal donde pagan menos impuestos durante un periodo temporal. La propuesta es que esa fiscalidad blanda para los extranjeros se prolongue durante 10 años.