Índice

  1. Ingresos y gastos de las actividades económicas en estimación directa en IRPF 2018”próxima regulación de la llevanza de los libros registros en IRPF.
  2. ¿Se pueden emitir o recibir facturas en idiomas extranjeros? ¿podrán expresarse en cualquier moneda?
  3. ¿Cómo deben declararse las participaciones y acciones de empresas en el Impuesto sobre el Patrimonio?
  4. El RETA pagado por la empresa al administrador. ¿Cómo se declara en el IRPF? ¿Es un gasto deducible?
  5. ¿ Cuál es el plazo para solicitar la devolución de un recibo domiciliado en el banco?

1.- Ingresos y gastos de las actividades económicas en estimación directa en IRPF 2018”próxima regulación de la llevanza de los libros registros en IRPF.

[Art. 27 LIRPF]

Son rendimientos de actividades económicas aquellos que procediendo de trabajo personal y del capital (de ambos o sólo de uno) supongan para el contribuyente la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos (o de uno de ambos) con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

ALQUILER TURÍSTICO: Si el alquiler de la vivienda de uso turístico no se limitase a la mera puesta a disposición de los inmuebles durante periodos de tiempo, sino que se complementase con la prestación de servicios propios de la industria hotelera tales como restaurante, limpieza, lavado de ropa y otros análogos, las rentas derivadas de los mismos tendrían la calificación de rendimientos de actividades económicas. Consulta V3231-18 de 19/12/2018

Especial referencia a los socios de sociedades dedicadas a la prestación de servicios profesionales Serán rendimientos de actividades económicas los rendimientos obtenidos por el contribuyente siempre que:

– sea socio de la entidad

– esté incluido en el RETA

– preste a la sociedad los servicios profesionales que constituyen el objeto de la entidad

– la entidad preste servicios profesionales

ACTIVIDAD PROFESIONAL: Además, será necesario igualmente que la actividad desarrollada por el socio en la entidad sea precisamente la realización de los servicios profesionales que constituyen el objeto de la entidad, debiendo entenderse incluidas, dentro de tales servicios, las tareas comercializadoras, organizativas o de dirección de equipos, y servicios internos prestados a la sociedad dentro de dicha actividad profesional. Consulta V0410-19 de 27/02/2019

Especial referencia al arrendamiento de bienes inmuebles: Se considera que el arrendamiento de inmuebles se realiza como actividad económica, únicamente cuando para la ordenación de esta se utilice, al menos, una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa.

ACTIVIDAD ECONÓMICA DE ARRENDAMIENTO DE INMUEBLES. La Administración demuestra la falta de empleado con carga de trabajo suficiente. En definitiva, la Administración tributaria, en el desarrollo de las actuaciones de comprobación e investigación, recabó una serie de pruebas de las que racional y razonablemente dedujo que no se cumplían los requisitos de local exclusivamente dedicado a la actividad y de al menos un empleado a jornada completa dedicado a la misma. Sentencia de la AN de 07/03/2018

EXTERNALIZACIÓN. La consultante es propietaria de una serie de inmuebles destinados al arrendamiento. Se debe precisar que si la consultante sustituyera el empleado a contratar por la externalización del servicio de gestión de los alquileres a través de una persona o entidad profesionalmente dedicada a ello, no mediaría con las mismas un contrato laboral, sino un contrato de prestación de servicios, por lo que no se cumplirían los requisitos previstos en el artículo 27.2 de la LIRPF, debiéndose calificar los rendimientos derivados del arrendamiento de los inmuebles como rendimientos de capital inmobiliario. Consulta V0088- 18 de 18/01/2018

MÉTODOS DE DETERMINACIÓN:

Los rendimientos de las actividades económicas se determinarán por el método de estimación directa u objetiva. Dentro de la primera se podrá determinar por la modalidad normal o la modalidad simplificada. [Art. 28 LIRPF] [Art. 29 LIRPF] [Art. 30 LIRPF

ACTIVIDADES ECONÓMICAS
ESTIMACIÓN DIRECTA ESTIMACIÓN OBJETIVA
ESTIMACIÓN NORMAL ESTIMACIÓN SIMPLIFICADA
Se aplicará ®  Importe neto cifra negocios del año anterior, correspondiente al conjunto de actividades, supere los 600.000€

®  Se renuncie a la modalidad simplificada

®   No determine su rendimiento neto de todas sus actividades por el método de EO

®   Importe neto cifra negocios del año anterior, correspondiente al conjunto de actividades, NO supere los 600.000€

®   No se encuentre en ninguna actividad por el método de ED

 

Empresarios y profesionales en los que concurran:

–  Que su actividad esté entre las relacionadas en la Orden HFP/1159/2017, de 28 de noviembre, y no excluidas de su aplicación

–  Que el volumen de rendimientos íntegros en el año inmediato anterior, no supere cualquiera de los siguientes importes:

• 250.000 € para el conjunto de las actividades, excepto las agrícolas, ganaderas y forestales.

• 125.000 € cuando corresponda a operaciones por las que estén obligados a expedir factura al ser el destinatario un empresario o profesional que actúe como tal.

• 250.000€ para el conjunto de actividades agrícolas, ganaderas y forestales.

–  Que el volumen de compras en bienes y servicios en el ejercicio anterior, excluidas las adquisiciones de inmovilizado, no supere la cantidad de 250.000 € anuales (IVA excluido).

–  Que la actividad no se desarrolle fuera del ámbito de aplicación del Impuesto.

–  Que no hayan renunciado o estén excluidos del régimen simplificado del IVA y del régimen especial simplificado del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC). – Que no hayan renunciado al régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca del IVA, ni al régimen especial de la agricultura y ganadería del IGIC.

–  Que ninguna actividad ejercida por el contribuyente se encuentre en estimación directa, en cualquiera de sus modalidades.

El primer año de ejercicio de la actividad el rendimiento se determinará por la modalidad simplificada

CUADRO – RESUMEN DEL RENDIMIENTO:

ESTIMACIÓN DIRECTA NORMAL ESTIMACIÓN DIRECTA SIMPLIFICADA
FASE 1ª + ingresos

– Gastos deducibles

– Amortizaciones

 

 

 

= rendimiento neto

 

+ ingresos

– Gastos deducibles

– Amortizaciones

= DIFERENCIA

– Gastos de difícil justificación: 5% según diferencia positiva (máximo 2.000 euro)

= Rendimiento neto

FASE 2ª – reducción rendimientos con periodo de generación superior a 2 años u obtenidos de forma notoriamente irregular cuando se imputen en un solo ejercicio.

= Rendimiento neto reducido

FASE 3ª – Reducción para trabajadores autónomos económicamente dependientes o con único cliente no vinculado (incompatible con gastos de difícil justificación):

Reducción general

Incremento adicional para contribuyentes con rendimiento neto de la actividad inferior a 14.450 euros y rentas distintas de las anteriores, excluidas las exentas, inferiores a 6.500 euros

Incremento adicional por discapacidad

– Reducción para contribuyentes con rentas totales inferiores a 12.000 euros, incluidas las de la actividad económica (incompatible con la reducción anterior)

– Reducción por inicio de actividad

= Rendimiento neto reducido total

DETERMINACIÓN DE LOS INGRESOS COMPUTABLES:

ESTIMACIÓN DIRECTA NORMAL ESTIMACIÓN DIRECTA SIMPLIFICADA
INGRESOS + ingresos de explotación

o   totalidad de los ingresos íntegros derivados de la venta de bienes o prestaciones de servicios. La valoración se hará por el valor de mercado.

o   Recuerda las operaciones vinculadas

o   Indemnizaciones percibidas de entidades aseguradoras por siniestros que hayan afectado a la explotación

o   Subvenciones y otras ayudas percibidas en el desarrollo de la actividad

o   Subvenciones de capital, las corrientes y las que se concedan para financiar gastos específicos

+ autoconsumo de bienes o servicios

+ transmisión de elementos patrimoniales que hayan gozado de libertad de amortización: excedo de amortización deducida respecto amortización deducible

GASTOS

Deben de estar vinculados a la actividad, estar debidamente justificados y registrados en la contabilidad.

 

–  Consumos de explotación

–  Sueldos y salarios devengados por terceros en virtud de una actividad laboral

o   Se incluyen las retribuciones satisfechos a miembros de la unidad familiar siempre que se trate de cónyuge o hijos menores de edad que trabajen con habitualidad con el titular de la actividad, conviva con éste, tenga contrato laboral, exista afiliación a la Seguridad Social y no sean retribuciones superiores a las de mercado.

–  Seguridad Social a cargo de la empresa

o   Incluidas las cotizaciones del titular

Respecto al RETA del cónyuge e hijos, siempre que pueda demostrar la dependencia laboral podrá ser deducible por el titular de la actividad económica.

–  Arrendamientos y cánones

o   Referencia a los contratos leasing: para tenerlo en cuenta deberán cumplir: el arrendador debe ser una entidad de crédito, ser el contrato superior a 2 años (muebles) o 10 (inmuebles), las cuotas de arrendamiento deben de aparecer diferenciadas de la parte de recuperación del bien, y el contrato debe tener carácter creciente. En estos casos tendrá la consideración de gasto deducible las cuotas correspondientes a la carga financiera, y la parte de las cuotas correspondientes a la recuperación del coste del bien será gasto deducible con 2 limitaciones: el gasto deducible no podrá ser superior al resultado de aplicar al coste del bien el doble del coeficiente de amortización lineal máximo según tablas, y en el caso de terrenos, solares y activos no amortizables, no será deducible esa parte de la cuota.

En el caso de vehículos adquiridos por renting: las cantidades serán deducibles si se puede demostrar que se dedica exclusivamente a la actividad.

–  Reparaciones y conservación

–  Servicios de profesionales independientes

–  Suministros

Los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad se deben computar en su totalidad, aunque sólo correspondan a la titularidad del cónyuge empresario o profesional en un 50%, tanto para la deducción de los gastos correspondientes a la titularidad de la vivienda, como los correspondientes a los suministros.

 

NOVEDAD PARA 2018

Para los contribuyentes que ejerzan una actividad económica o profesional la Ley 6/2017 re Reforma Urgente del Trabajo Autónomo. En los casos en que el contribuyente afecte parcialmente su vivienda habitual al desarrollo de la actividad económica, los gastos de suministros de dicha vivienda, tales como agua, gas, electricidad, telefonía e Internet, serán deducibles en el porcentaje resultante de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se apruebe un porcentaje superior o inferior

–  Transportes

–  Publicidad y propaganda

o   Los gastos en atención a clientes serán deducibles con un máximo del 1% del importe neto de la cifra de negocio.

–  Tributos deducibles

o   No tienen esta consideración las sanciones penales y administrativas, los recargos del periodo ejecutivo y recargo por declaración extemporánea sin requerimiento previo.

–  Amortización

–  Gastos financieros

o   Se encuentran los gastos de descuento de efectos, recargos por aplazamiento de pago de deudas correspondientes a la actividad

o   Intereses correspondientes a aplazamientos y fraccionamiento de deudas tributarias

o   Limitación a la deducibilidad de los gastos financieros netos que superen 1 millón de euros: 30% del beneficio operativo del ejercicio a la deducibilidad de los gastos financieros netos cuyo importe supere 1 millón de euros.

No es deducible los gastos incurridos para la contratación de un préstamo para financiar la adquisición de las participaciones de un socio auditor que va a jubilarse.

–  Pérdidas por deterioro de los créditos derivados de las posibles insolvencias de los deudores: serán deducibles cuando a 31 de diciembre (o en el devengo del impuesto) concurra lo siguiente:

o   Haya transcurrido 6 meses desde el vencimiento de la obligación

o   El deudor esté declarado en situación de concurso

o   El deudor esté procesado por delito de alzamiento de bienes

o   Las obligaciones hayan sido reclamadas judicialmente o litigio judicial o procedimiento arbitral

–  Gastos en actividades de interés general

–  Adquisición de libros o revistas profesionales siempre que tengan relación directa con la actividad

–  Gastos de asistencia a cursos, conferencias o congresos relacionados con la actividad

–  Cuotas satisfechas a asociaciones empresariales o cámaras oficiales.

–  Seguros de enfermedad: las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el contribuyente para su propia cobertura así como la de su cónyuge e hijos menores de 25 años que convivan con él.

o   El límite máximo será de 500 euros por cada persona o 1.500 euros por cada persona con discapacidad

–  Gastos de manutención:

NOVEDAD PARA 2018

Para los contribuyentes que ejerzan una actividad económica o profesional la Ley 6/2017 re Reforma Urgente del Trabajo Autónomo: se consideran deducibles cuando cumplan los siguientes requisitos:

– Que el gasto esté directamente vinculados al desarrollo de su actividad.

– Que el gasto se realizase en establecimientos de restauración y hostelería

– Que el pago debe quedar acreditado por medios electrónicos.

Las cuantías no pueden superar:

España Extranjero
Pernoctado en municipio distinto: 53,34 euros/día 91,35 euros/día
Sin pernoctar en municipio distinto: 26,67 euros/día 48,08 euros/día

 

 

PROVISIONES –  Las fiscalmente deducibles según el artículo 14 de la LIS –  Las fiscalmente deducibles

o      El conjunto de las provisiones deducibles y los gastos de difícil justificación se cuantificarán aplicando el 5% sobre el rendimiento neto positivo con carácter general sin que la cuantía supere los 2.000 euros anuales

RENDIMIENTO NETO

GASTOS NO DEDUCIBLES:

Tendrán la consideración de NO deducibles de acuerdo con la LIS:

  • Los que representen una retribución de los fondos propios.
  • Las multas y sanciones penales y administrativas, los recargos del período ejecutivo y el recargo por declaración extemporánea sin requerimiento previo.
  • Las pérdidas del juego.
  • Los donativos y liberalidades.
    • No tienen tal consideración los gastos por atenciones a clientes o proveedores ni los que con arreglo a los usos y costumbres se efectúen con respecto al personal de la empresa ni los realizados para promocionar, directa o indirectamente, la venta de bienes y prestación de servicios, ni los que se hallen correlacionados con los ingresos.
    • No obstante, los gastos por atenciones a clientes o proveedores serán deducibles con el límite del 1% del importe neto de la cifra de negocios del período impositivo.
  • Los gastos de actuaciones contrarias al ordenamiento jurídico
  • Los gastos de servicios correspondientes a operaciones realizadas, directa o indirectamente con personas o entidades residentes en países o territorios calificados reglamentariamente como paraísos fiscales, o que se paguen a través de personas o entidades residentes en éstos, excepto que el contribuyente pruebe que el gasto devengado responde a una operación o transacción efectivamente realizada.
  • Los gastos financieros devengados en el período impositivo, derivados de deudas con entidades del grupo según los criterios establecidos en el artículo 42 del Código de Comercio.
  • Los gastos derivados de la extinción de la relación laboral, común o especial, o de la relación mercantil a que se refiere el artículo 17.2.e) de la Ley del IRPF, o de ambas, aun cuando se satisfagan en varios períodos impositivos, que excedan, para cada perceptor, del mayor de los siguientes importes:
    • 000.000 de euros, o
    • El importe establecido con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato.

El consultante realizó durante 2013 y 2014 un máster en administración de empresas. Dicho máster fue pagado mediante un préstamo que ha comenzado a amortizar en enero de 2015. En este año 2015 ha iniciado el ejercicio de una actividad profesional por cuenta propia. Consulta si en el IRPF las cuotas que satisface correspondientes al préstamo (devolución del principal e intereses) tienen la consideración de gasto deducible en la actividad. No será deducible

 

El master cursado por un abogado autónomo puede ser deducible. La correlación de los gastos con los ingresos es una cuestión de hecho.

 

El consultante ejerce una actividad económica, utilizando para el desarrollo de la misma un teléfono móvil. Este teléfono móvil tiene una utilización parcial en la actividad, pues también se usa para fines particulares. No podrá deducir gasto alguno

 

INCENTIVOS FISCALES APLICABLES A EMPRESAS DE REDUCIDA DIMENSIÓN:

 

La LIS establece 4 beneficios fiscales para las empresas de reducida dimensión aplicables a los titulares de actividades económicas cuando su importe neto de la cifra de negocios en 2017 haya sido inferior a 10 millones de euros.

Son los siguientes beneficios:

1º Libertad de amortización para inversiones generadoras de empleo (Art. 102 LIS).
2º Amortización acelerada de elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias y del inmovilizado intangible (Art. 103 LIS).
3º Pérdidas por deterioro de créditos por posibles insolvencias de deudores (Art. 104 LIS).
4º Amortización acelerada de elementos patrimoniales objeto de reinversión. Régimen transitorio (Disposición transitoria vigésima octava LIS).

 

REDUCCIÓN POR RENDIMIENTOS CON PERIODOS DE GENERACIÓN SUPERIOR A 2 AÑOS U OBTENIDOS DE FORMA IRREGULAR EN EL TIEMPO:

 

Cuantía de la reducción Rendimientos a los que se aplica Límite
30% –   Rendimientos netos cuyo periodo de generación sea superior a 2 años, siempre que se imputen a un único periodo impositivo.

–   Obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo

300.000 euros anuales
Se consideran obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, exclusivamente, cuando se imputen en un único periodo impositivo:

–   Subvenciones de capital para la adquisición de inmovilizado no amortizable

–   Indemnizaciones y ayudas por cese de actividades económicas

–   Premios literarios, artísticos o científicos que no gocen de exención

–   Indemnizaciones percibidas en sustitución de derechos económicos de duración indefinida

No resultará de aplicación esta reducción a aquellos rendimientos que, aun cuando individualmente pudieran derivar de actuaciones desarrolladas a lo largo de un período que cumpliera los requisitos anteriormente indicados, procedan del ejercicio de una actividad económica que de forma regular o habitual obtenga este tipo de rendimientos.

La tributación de los ingresos obtenidos por un abogado, en el ejercicio de su profesión, derivados de actuaciones que se habían prolongado más de dos años.

  1. Los ingresos obtenidos por un abogado, en el ejercicio de su profesión, por su actuación de defensa procesal en litigios cuya duración se haya extendido más de dos años, cuando se perciban de una sola vez o en varias en el mismo ejercicio, se consideran generados en un periodo superior a dos años a los efectos de acogerse a la reducción de los rendimientos netos prevista al efecto en el artículo 32.1, párrafo primero, de la LIRPF.
  2. A efectos de la excepción contenida en el párrafo tercero del mencionado precepto, la regularidad o habitualidad de los ingresos cuya concurrencia descarta aquella reducción ha de referirse al profesional de cuya situación fiscal se trate y a los ingresos obtenidos individualmente en su impuesto personal, no a la actividad de la abogacía o a características propias de ésta, global o abstractamente considerada.
  3. La carga de la prueba de que concurre el presupuesto de hecho que habilita la citada excepción incumbe a la Administración, que deberá afrontar los efectos desfavorables de su falta de prueba. Tal carga comporta obviamente la de justificar y motivar las razones por las que considera que la reducción debe excluirse

REDUCCIONES

Requisitos importe
Reducciones generales Autónomos económicamente dependientes o con un único cliente no vinculado Incompatible con reducción del 5% de gastos de difícil justificación 2.000 euros

[Hay una reducción adicional para contribuyentes con rendimientos inferiores a 14.450 euros]

Los gastos deducibles no pueden exceder del 30% de los rendimientos íntegros
No pueden percibir rendimientos del trabajo
El 70% de los ingresos deben estar sujetos a retención
No debe estar en atribución de rentas
Para contribuyentes con rentas no exentas inferiores a 12.000 euros Hasta 8.000 € = 1.620 euros

Entre 8.000,01 y 12.000 € = 1.620 – [rentas – 8.000]

Los rendimientos de la actividad
Requisitos importe
Reducción por inicio de actividad –     Actividad en Estimación Directa

–     Actividades iniciadas a partir de 1 de enero de 2013

–     Que no se hayan iniciado ninguna otra actividad en el año anterior a la fecha de inicio

20% del importe neto positivo de todas las actividades ejercidas por el contribuyente

2.- ¿Se pueden emitir o recibir facturas en idiomas extranjeros? ¿podrán expresarse en cualquier moneda?

Tanto las facturas que emita como las que reciba pueden expresarse en idiomas y monedas extranjeros, pero el IVA debe aparecer siempre en euros.

En algunas ocasiones se habrá preguntado si como empresario o profesional, además de emitir facturas en los idiomas oficiales de su país, puede emitir facturas en cualquier idioma si tiene clientes o proveedores extranjeros, y si los importes que aparecen en las facturas (tanto en las emitidas como en las recibidas), pueden expresarse en cualquier moneda.

La normativa fiscal (Real Decreto 1619/2012, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación) establece al respecto que:

  1. Idioma

Las facturas o documentos sustitutivos pueden expedirse en cualquier lengua. No obstante, la Administración tributaria cuando lo considere necesario a los efectos de cualquier actuación dirigida a la comprobación de la situación tributaria del empresario o profesional o sujeto pasivo, podrá exigir una traducción al castellano, o a cualquier otra lengua oficial en España de las facturas expedidas en una lengua no oficial que correspondan a operaciones efectuadas en el territorio de aplicación del IVA, así como de las recibidas por los empresarios o profesionales o sujetos pasivos establecidos en dicho territorio.

Por tanto, su empresa puede emitir y recibir las facturas en cualquiera de los idiomas oficiales que se hablan en España (castellano, catalán, gallego o euskera).  Tampoco hay ningún problema en que emita o reciba facturas en idiomas extranjeros. Pero si es objeto de una comprobación, Hacienda puede exigirle que las traduzca. A estos efectos:

  • Respecto a las facturas recibidas, pueden exigirle la traducción en todos los casos. Respecto a las emitidas, sólo en caso de operaciones sujetas a IVA español, así como en exportaciones y entregas intracomunitarias.
  • En cambio, Hacienda no puede exigirle que traduzca facturas por servicios que se entienden prestados en el extranjero no sujetos a IVA español (por ejemplo, si su empresa presta un servicio de asesoría a una empresa alemana).
  1. Moneda

Los importes que figuran en las facturas o documentos sustitutivos podrán expresarse en cualquier moneda, a condición de que el importe del impuesto que se repercuta, se exprese en euros, a cuyo efecto se utilizará el tipo de cambio vendedor, fijado por el Banco Central Europeo, que esté vigente en el momento del devengo del Impuesto.

Por tanto:

  • En las facturas en las que se repercuta IVA español, la cuota de IVA debe aparecer expresada en euros. Por ejemplo, si compra productos a una filial española de una multinacional americana que opera en dólares y la factura está emitida en dicha moneda, para deducirse el IVA éste deberá aparecer expresado en euros.
  • Efectúe la conversión utilizando el tipo de cambio vendedor vigente en la fecha de la operación (éste es publicado por el Banco Central Europeo y puede consultarse en la web del Banco de España).

 

3.-  ¿Cómo deben declararse las participaciones y acciones de empresas en el Impuesto sobre el Patrimonio?

Los contribuyentes que estén obligados a presentar la declaración del Impuesto sobre el Patrimonio, deben tener en cuenta como se valoran sus acciones y participaciones, tanto si cotizan en mercados secundarios como si no. Las entidades están obligadas a suministrar a sus socios, asociados o partícipes, certificados conteniendo las valoraciones de sus respectivas acciones y participaciones.

De cara a la declaración del Impuesto sobre el Patrimonio (IP) del ejercicio 2018, queremos recordarles que si usted es titular de participaciones o acciones en empresas tanto cotizadas como no cotizadas, de acuerdo con la normativa del IP, y siempre que esté obligado a presentar el IP, debe declararlas según la normativa del Impuesto.

Atención. Están obligados a presentar declaración por el Impuesto sobre el Patrimonio las personas físicas en los que concurra alguna de las siguientes circunstancias:

  • Su cuota tributaria, determinada de acuerdo con las normas reguladoras de este impuesto, y una vez aplicadas las deducciones o bonificaciones que procedieren, resulte a ingresar, o
  • cuando, no dándose la anterior circunstancia, el valor de sus bienes o derechos, determinado de acuerdo con las normas reguladoras del impuesto, resulte superior a 2.000.000 de euros.

A efectos de la aplicación de este segundo límite, deberán tenerse en cuenta todos los bienes y derechos del sujeto pasivo, estén o no exentos del impuesto, computados sin considerar las cargas y gravámenes que disminuyan el valor de los mismos, ni tampoco las deudas u obligaciones personales de las que deba responder el sujeto pasivo.

Las personas fallecidas en el año 2018 en cualquier día anterior al 31 de diciembre, no tienen obligación de declarar por este impuesto.

Valores cotizados

Si a 31 de diciembre de 2018 era propietario de acciones, bonos, deuda subordinada u otros valores cotizados, deberá valorarlos según la cotización media del último trimestre de 2018.

A estos efectos, la relación de los valores negociados en mercados organizados, con su valor de negociación media correspondiente al cuarto trimestre de 2018, a efectos de la declaración del Impuesto sobre el Patrimonio del año 2018 y de la declaración informativa anual acerca de valores, seguros y rentas se recoge en la Orden HAC/202/2019, de 20 de febrero.

Ver Orden: https://www.boe.es/boe/dias/2019/02/28/pdfs/BOE-A-2019-2829.pdf

Valores no cotizados

Si sus acciones o participaciones no cotizan, su valoración será la siguiente:

  • Si el último balance aprobado ha sido auditado -tanto si la auditoría es obligatoria como voluntaria- y la opinión del auditor es favorable, deberá valorarlas según el valor teórico contable derivado de dicho balance.
  • Si su empresa no está obligada a auditarse -o si la opinión del auditor ha sido desfavorable-, la valoración será el mayor de los tres siguientes parámetros: el valor nominal, el valor teórico contable resultante del último balance aprobado, o el valor que resulte de capitalizar al 20% (multiplicar por 5) el promedio de los beneficios de los tres últimos ejercicios

¿Qué debe entenderse por «último balance aprobado?

Hacienda venía interpretando que el balance a considerar debía ser el último aprobado a la fecha del devengo del Impuesto (31 de diciembre), es decir por lo general, el del ejercicio anterior.

Sin embargo, sentencias de varios tribunales le han llevado a cambiar de criterio. En concreto, el Tribunal Supremo (TS) en la  sentencias de 12 de febrero de 2013 reiterada por otra posterior de 14 de febrero de 2013, abre una vía distinta respecto al criterio de valoración de las acciones y participaciones no cotizadas en el Impuesto sobre el Patrimonio.

El TS entiende que la expresión «el último balance aprobado» contenida en el art. 16 de la Ley del Impuesto sobre el Patrimonio ha de tomar como punto de referencia el aprobado dentro del plazo legal para presentar la oportuna autoliquidación, de modo que si en esta fecha está aprobado el ejercicio que se liquida, aun cuando esto haya acontecido con posterioridad a la fecha del devengo, habrá de ser sin embargo el tenido en cuenta por reflejarse en él, con evidente mejor precisión, el patrimonio del que es titular el sujeto pasivo en la fecha del devengo, que es el que constituye el objeto específico sobre el que la Ley establecido el gravamen.

De acuerdo con esta jurisprudencia del TS, la expresión «último balance aprobado» ha de tomar como punto de referencia el aprobado dentro del plazo legal para la presentación o autoliquidación del tributo.

La DGT, siguiendo este criterio, en Consulta vinculante de 23 de diciembre de 2016 ha señalado que debe tomarse el último balance aprobado dentro del plazo voluntario del Impuesto (30 de junio), en base a un mejor acercamiento a la realidad económica de la base imponible del tributo.

Atención. Si debe valorar las acciones o las participaciones según el último balance aprobado, deberá tomar como referencia el último balance aprobado dentro del plazo de presentación del Impuesto sobre el Patrimonio, y no el último balance aprobado en la fecha de devengo del impuesto.

En la práctica:

  • Deberá coger como referencia el balance cerrado a 31 de diciembre de 2018 (que se debe aprobar como máximo el 30 de junio de 2019, fecha en que todavía está abierto el plazo de presentación del impuesto).
  • Si presenta el Impuesto sobre el Patrimonio antes de la fecha de aprobación del balance de 2018, también podrá seguir el criterio anterior (es posible que usted ya disponga de dicho balance, aunque todavía no esté aprobado).
  • No obstante, en este caso Hacienda también aceptará la valoración según el balance de 2017, ya que en la fecha de presentación usted no tiene por qué saber si el balance de 2018 va a ser aprobado o no. Por tanto, en este supuesto todavía «puede escoger» entre valorar las acciones según el balance de 2017 o el de 2018.

¿Qué ocurre en caso de que el balance no haya sido debidamente auditado o el informe de auditoría no resultase favorable?

En este caso, la Ley del Impuesto sobre el Patrimonio señala que la valoración se realizará por el mayor valor de los tres siguientes:

  • Valor nominal.
  • Valor teórico resultante del último balance aprobado.
  • Valor resultante de capitalizar al tipo del 20 por 100 el promedio de los beneficios de la entidad en los tres ejercicios sociales cerrados con anterioridad a la fecha del devengo del Impuesto (31 de diciembre). Dentro de los beneficios se computarán los dividendos distribuidos y las asignaciones a reservas, excluidas las de regularización o de actualización de balances.

Para el cálculo de dicha capitalización puede utilizarse la siguiente fórmula:

Valor = (B1+B2 + B3 /3) x (100/2)

Dónde: B1, B2 y B3 son los beneficios de cada uno de los tres ejercicios sociales cerrados con anterioridad a la fecha de devengo del Impuesto.

Si debe valorar sus acciones o participaciones según el promedio de beneficios, las reglas aplicables que debe tener en cuenta son:

  • Se toman como referencia los balances de los tres últimos ejercicios cerrados con anterioridad al devengo del Impuesto sobre el Patrimonio. Dado que éste se devenga el 31 de diciembre, para la declaración de 2018 deberá promediar los beneficios de 2015, 2016 y 2017 (el balance de 2018 se cierra el mismo día del devengo, no con anterioridad.
  • Si en alguno de los ejercicios indicados la sociedad ha sufrido pérdidas, éstas no se tendrán en cuenta para hacer el promedio. Si existen, deberá computar cero beneficios ese año, pero a efectos de promediar podrá mantener tres ejercicios en el denominador.

Atención. Para la correcta aplicación de estas reglas de valoración, las entidades están obligadas a suministrar a sus socios, asociados o partícipes, certificados conteniendo las valoraciones de sus respectivas acciones y participaciones.

4.- El RETA pagado por la empresa al administrador. ¿Cómo se declara en el IRPF? ¿Es un gasto deducible?

Las cuotas del RETA satisfechas por la sociedad mercantil al administrador de la misma, tendrán la consideración de retribución del trabajo en especie, lo que significa la obligación de efectuar un ingreso a cuenta. Dichas cuotas del RETA tendrán la consideración de gasto deducible para la determinación de los rendimientos netos del trabajo.

Los administradores de una sociedad que sean socios con un 25% o más de participación de la misma deberán cotizar en el régimen especial de autónomos de la Seguridad Social (RETA), siendo el propio administrador el que debe hacerse cargo a título personal del pago de la cotización a la Seguridad Social.

No obstante, es muy habitual que esa cuota de autónomos se cargue en la cuenta bancaria de la sociedad sin que el socio / administrador proceda a su restitución.

En este caso, cuando la empresa paga dichas cuotas de cotización de los administradores entonces este importe se considerará como una retribución en especie.

En este sentido también se ha pronunciado la DGT en diversas consultas, entre otras más recientes, la de  14 de enero de 2019 CV 0067-19.

Rendimientos del trabajo en especie

En el Régimen Especial de la Seguridad Social de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos (RETA), en el que se integran quienes realicen las funciones de dirección y gerencia que conllevan el desempeño del cargo de administrador o consejero, al corresponder la obligación de cotizar a estos últimos, el pago de las correspondientes cuotas por parte de la sociedad dará lugar a una mayor retribución del trabajo.

La Ley del IRPF establece que constituyen rentas en especie la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no suponga un gasto real para quien las conceda.

Atención. Cuando el pagador de las rentas entregue al contribuyente importes en metálico para que éste adquiera los bienes, derechos o servicios, la renta tendrá la consideración de dineraria.

Por tanto, las cuotas del RETA satisfechas por la sociedad mercantil al administrador de la misma, tendrán la consideración de retribución del trabajo en especie, lo que significa la obligación de efectuar un ingreso a cuenta, ingreso que se añadirá al valor de la renta en especie, salvo que su importe hubiera sido repercutido al perceptor de la renta.

En cambio, si el pago se realizase mediante entrega de su importe dinerario al consultante, su calificación sería la de retribución dineraria, por lo que el pago a cuenta (la retención) se detraería de aquel importe.

El asiento contable de esta retribución en especie vendría dado de la siguiente forma:

(640) Sueldos y Salarios

(640- ) Cuota de autónomos

(640- ) Ingreso a cuenta s/Cuota autónomos (si el ingreso no se le repercute)

A (4751) H.P. Acreedor retención sobre sueldo

A (4751- ) H.P. Acreedor ingreso a cuenta s/Cuota autónomos

A (476) Organismos SS acreedora

A (572) Bancos

Y el pago de la cuota de autónomos por la empresa:

(476) Organismos SS acreedora

A (572) bancos

Si se quiere ser más preciso, en lugar de la cuenta 476 puede utilizar la cuenta 460 (anticipo de remuneraciones) ya que la obligación frente a la Seguridad Social es del socio/administrador y no de la empresa, que sólo realiza el pago por cuenta de aquel.

Gasto deducible

A su vez, dichas cuotas del RETA tendrán la consideración de gasto deducible para la determinación de los rendimientos netos del trabajo, de acuerdo con lo dispuesto en la LIRPF, que considera como tales: «Las cotizaciones a la Seguridad Social o a mutualidades generales obligatorias de funcionarios».

Atención. Al incluir la cuota de autónomos como un rendimiento en especie del administrador/socio, el gasto por la Cuota de la Seguridad Social en el RETA que asume la empresa es deducible para la empresa en el Impuesto sobre Sociedades como gasto de personal y deducible para el administrador / socio en el IRPF como cotizaciones a la Seguridad Social.

5.- ¿ Cuál es el plazo para solicitar la devolución de un recibo domiciliado en el banco?

El plazo máximo de devolución es de ocho semanas, contadas a partir de la fecha de adeudo de los fondos en tu cuenta. En diez días hábiles desde que recibe la solicitud de devolución, la entidad deberá devolver el importe del recibo o bien justificar su denegación de devolución, indicando en este caso los procedimientos de reclamación.

No suele ocurrir habitualmente, pero en determinadas ocasiones se nos cargan importes de servicios en nuestra cuenta bancaria que no se corresponden con lo que pagamos mes a mes o nos pasan facturas de servicios que ya no utilizamos.

En casos como estos, deber saber que puede pedir a su entidad bancaria la devolución de ese recibo.

Toda persona tiene el derecho de devolver cualquier recibo, esté domiciliado o no, salvo los de pagos de préstamos o comisiones, a no ser que la entidad bancaria haya cometido un error.

El Real Decreto-ley 19/2018, de servicios de pago y otras medidas urgentes en materia financiera, establece que tiene derecho a devolución en los casos en que los recibos estuvieran previamente autorizados, si al dar la autorización no especificaras el importe exacto y si dicho importe supera razonablemente el que podías esperar teniendo en cuenta tus anteriores pautas de gasto, las condiciones de tu contrato y otras circunstancias pertinentes.

En estos casos, el plazo máximo de devolución es de ocho semanas, contadas a partir de la fecha de adeudo de los fondos en su cuenta. En diez días hábiles desde que recibe la solicitud de devolución, la entidad deberá devolver el importe del recibo o bien justificar su denegación de devolución, indicando en este caso los procedimientos de reclamación, judiciales y extrajudiciales, a disposición del usuario, para el caso de que el ordenante no esté conforme con las razones ofrecidas.

En el caso de los recibos que no estuvieran previamente autorizados, deberá comunicar a su entidad la operación no autorizada sin tardanza injustificada y siempre en un plazo máximo de trece meses desde la fecha del adeudo o abono.

Si no es un consumidor, puede pactar con su entidad un plazo inferior.