En la web del ICAC se ha publicado la Memoria Anual de Actividades 2018.

El año 2018 ha supuesto, una vez más, un ejercicio de intensa actividad para el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC.

Sin ánimo de ser exhaustivo, en materia de contabilidad, se ha dedicado gran parte del esfuerzo a tres proyectos normativos, en cuya redacción y elaboración se han trabajado en los distintos grupos de trabajo y Comité Consultivo de Contabilidad en dicho ejercicio y en los anteriores, analizando y considerando las observaciones recibidas por los distintos usuarios.

Precisamente, uno de dichos proyectos ha sido finalmente aprobado mediante Resolución de 5 de marzo de 2019, del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (publicada en el BOE de 11 de marzo de 2019). Resolución por el que se desarrollan los criterios de presentación de los instrumentos financieros y otros aspectos contables relacionados con la regulación mercantil de las sociedades de capital.

Los otros dos proyectos tienen por objeto adaptar nuestro derecho contable aplicable en la formulación de las cuentas anuales individuales de las entidades no financieras, a las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF-UE) en materia de instrumentos financieros y de reconocimiento de ingresos procedentes de contratos con clientes, en línea con el enfoque de convergencia con las Normas Internacionales de Información Financiera adoptadas por la Unión Europea iniciado mediante Ley 16/2007.

Hay que citar también la contribución del Instituto en relación con la información no financiera, y en particular, en la asistencia prestada en relación con la elaboración de la Ley 11/2018, de 28 de diciembre, por la que se modifica el Código de Comercio, el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, y la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas, en materia de información no financiera y diversidad.

Precisamente, durante 2018 se han publicado los estados de información no financieros por parte de las entidades a que obligaba la citada normativa, con carácter general incorporados en los informes de gestión, y proporcionando información para que los usuarios comprendan la situación, evolución y resultados de las entidades y, en particular, el impacto de sus actividades en la sociedad en general, al menos las relacionadas con las cuestiones medioambientales, sociales, de personal, lucha contra la corrupción y respeto de los derechos humanos.

En relación con la auditoría de cuentas, el ejercicio 2018 constituye el segundo ejercicio en que se ha aplicado íntegramente la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas.

En este sentido, durante este año, todos los informes de auditoría emitidos sobre las cuentas anuales formuladas han seguido el nuevo modelo exigido, que viene a sustituir el anterior informe binario y retrospectivo, por otro informe de enfoque integral, más descriptivo, explicativo, útil y adecuado y consistente con el enfoque de identificación y evaluación de riesgos de las nuevas normas de auditoría.

En relación con la normativa de auditoría de cuentas, el esfuerzo se ha centrado en la continuación de la tramitación del Proyecto del Reglamento de desarrollo de la citada Ley de Auditoría de Cuentas.