Bruselas ve con buenos ojos la política económica del Gobierno español, pero sostiene que mirará de cerca el incremento del gasto público. Así lo admitió este lunes el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, quien destacó que el Ejecutivo comunitario comparte “el objetivo general” del Gobierno de Pedro Sánchez de trabajar por una economía “sostenible” en términos sociales y medioambientales, si bien destacó que la Comisión Europea (CE) mirará con atención el aumento del gasto.

“Compartimos el objetivo general del Gobierno de trabajar por una economía sostenible en el plano social y medioambiental, y debemos naturalmente mirar las consecuencias sobre el plano del gasto público de lo que está en el programa de Gobierno”, declaró el político italiano a su llegada a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de los 19 países del euro –conocido como Eurogrupo– celebrado esta tarde en Bruselas.

Con todo, aseguró que la Comisión está “muy satisfecha” de que finalmente España haya logrado formar un Gobierno “con poderes presupuestarios plenos” y consideró “muy positivo” el primer contacto que mantuvo con la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, poco antes del Eurogrupo. Calviño también se reunió con el vicepresidente económico de la CE, Valdis Dombrovskis, y con la vicepresidenta encargada de la Digitalización, Margrethe Vestager.

Tras la formación del nuevo Gobierno, la vicepresidenta tercera presentó ante al Eurogrupo las líneas generales de la política económica de su Ejecutivo, esperando poder negociar con Bruselas una nueva senda de déficit más flexible. El Gobierno tiene entre sus prioridades aprobar cuanto antes los Presupuestos Generales del Estado de 2020, para lo que antes tiene que aprobar el techo de gasto y una nueva senda de déficit público.

Preguntado por el grado de flexibilidad que estará dispuesta a permitir la UE, Gentiloni dijo que siempre se tiene “flexibilidad”, pero insistió en “apreciar” que España cuente ahora con un Ejecutivo con poder para sacar adelante las cuentas públicas, lo que “desgraciadamente no ha sido el caso para España durante cierto periodo de tiempo”. “Hay que hacerlo con atención al programa de gasto público, pero con una actitud muy positiva de diálogo que siempre hemos tenido y que tenemos en particular con el Gobierno de España”, señaló.