El conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, Chakir el Homrani, ha anunciado que el Govern presentará un recurso de inconstitucionalidad para poder gestionar el Ingreso Mínimo Vital (IMV): «Las competencia de prestaciones no contributivas son de la Generalitat», ha subrayado el conseller. En una entrevista este miércoles en Catalunya Ràdio, ha asegurado que, ante esta situación, su departamento ha decidido «dar un paso adelante», y ha concretado que el recurso de inconstitucionalidad se está preparando y pasará por el Consell Executiu de la semana que viene o el primero después del verano.

El Homrani ha afirmado que el IMV es una buena noticia y que pensar que llegará a 300.000 personas en Cataluña es «una mirada optimista», pero ha defendido que si se trabaja de manera alineada con la RGC se puede crecer en capacidad de cobertura. Ha explicado que con el IMV «se ahorrará una parte» de la RGC, que se utilizará para cubrir a las personas que queden fuera del IMV, y también ha dicho que están estudiando si atribuirá por aspectos vinculados a la vivienda, como en País Vasco, o para personas en situación de precariedad laboral.

Preguntado por los datos arrojados por la Encuesta de Población Activa de este martes, el conseller ha dicho que este es el primer dato real de la crisis derivada del coronavirus, y ha apuntado que hay empresas que «siguen muy dormidas» pese a haber salido de la fase más dura de la pandemia. «El reto será en otoño, que los ERTE no se conviertan en ERE», ha afirmado el conseller, que ha añadido que hace falta que el tejido económico actúe de forma no tan conservadora como hasta ahora y ha sostenido que las políticas deben acompañar y dar soluciones y seguridad económica.

Ha criticado la gestión de los ERTE por el Gobierno, ha dicho que la Conselleria se ofrecido en más de diez ocasiones para ayudar al Ministerio de Trabajo y que la respuesta que han obtenido es que no hacía falta: «No se quiere aceptar que la gestión ha sido un desastre», ha reprochado. NISSAN Sobre las negociaciones de Nissan, el conseller ha explicado que han convocado dos reuniones de mediación por semana y que las partes solo se han encontrado «cuando ha convocado el departamento», y ha dicho que por ahora los trabajadores no reconocen el ERE que pone sobre la mesa la empresa, y que ante esto, la compañía se bloquea, en sus palabras.

«Nos corresponde trabajar en un escenario de mantenimiento de los puestos de trabajo vinculados a la automoción» y ha destacado que el otro pilar del sector en Cataluña, Seat, está en buenas condiciones, tras lo que ha pedido a las administraciones que apuesten por los puntos de recarga para los vehículos eléctricos.