Para ello podría usar la vía del Real Decreto Ley antes de las elecciones generales, o incluir estas modificaciones en una proposición de ley en materia de subcontratación cuya tramitación está ya muy avanzada. Si bien será complicado que estas iniciativas vean la luz porque, en cualquier caso, requerirá de votaciones parlamentarias en las que el Ejecutivo tiene difícil lograr la mayoría.

Así lo han confirmado a EFE fuentes gubernamentales después del rechazo a los Presupuestos Generales del Estado para 2019 -en los que se incluían algunas de estas medidas, como el subsidio para mayores de 52 años, la ampliación del permiso de paternidad o el pago de las cotizaciones a las cuidadoras- y de convocatoria anticipada de elecciones generales que hará decaer otras medidas que estaban en tramitación parlamentaria.

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, insistía esta semana en una entrevista en televisión en que «el Gobierno, el tiempo que tenga, va a seguir, aunque sea vía Decreto Ley, recuperando derechos que son buenos para millones de ciudadanos en España».

En este sentido, su departamento trabaja para rescatar algunos asuntos que iban en los Presupuestos para 2019 rechazados, como la ampliación del permiso de paternidad de 5 a 8 semanas, la recuperación del subsidio por desempleo para mayores de 52 años o la cotización para cuidadoras no profesionales de personas dependientes.

Junto con estas medidas, el Gobierno planea revertir algunos puntos de la reforma laboral de 2012 -cuya tramitación a través de una proposición de Ley que regula las subcontrataciones en las empresas está muy adelantada en el Congreso-. En la tramitación de esta ley podrían incluir vía enmiendas la recuperación de la ultraactividad de los convenios colectivos (prórroga automática indefinida); la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa «en algunos aspectos»; y la implantación de un control horario de la jornada.

Tras el no a las cuentas, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, también consideraba esta semana «complicado» gobernar vía Decreto Ley, si bien no descartaba utilizarlos para aprobar algunas medidas en las que trabajaba el Gobierno.