Las nevadas y heladas en España que ha dejado la borrasca Filomena han disparado el precio de la luz. El coste mayorista de la electricidad, que se fija con un día de antelación, ha subido este martes un 2,18% y subirá mañana un 6,7% hasta rozar los 90 euros de media diaria por megavatio hora (MWh), según datos del Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad (OMIE). El precio está, así, a un paso de los 95 euros marcados el viernes pasado y que supusieron un máximo, solo por detrás de los 103,76 euros del 11 de enero de 2002. El alza se traducirá en una subida de entre el 20% y el 30% en la factura de la luz para este primer tramo de enero, pero que podría remitir en función de las condiciones climatológicas.

¿Cuál es el récord del precio de la luz? Depende de si se toma la media diaria o el dato horario. El pasado viernes se registró un récord en OMIE de 94,99 euros por MWh. Tras una ligera caída el fin de semana, el lunes 11 se retomó la tendencia alcista y el precio medio de la electricidad en el ‘pool’ fue de 82,45 euros por MWh, un 24,4% superior al del domingo (66,27 euros) y un 2,2% por encima del sábado (80,66 euros). Este martes el coste medio diario marcó 84,25 euros por MWh, hasta un máximo de 114 euros, mientras que para el miércoles se elevará a 89,94 euros por MWh, el segundo nivel más alto en lo que va de enero. En términos horarios el récord se marcó el viernes en 121 euros (a las 21 horas), frente a los 114 del martes o los 112 de mañana.

¿Por qué ha subido tanto? La principal razón de la subida del precio de la luz es el aumento de la demanda para calentar los hogares y los puestos de trabajo por las bajas temperaturas en plena ola de frío en España. Red Eléctrica calcula que la demanda ha crecido un 15% durante los días de la tormenta Filomena. También influyen las fuentes de energía: el mayor uso de gasoil y carbón para la producción, en detrimento de energías renovables procedentes del sol y el viento, encarece el precio. Las condiciones climatológicas adversas (poco viento y casi nada de sol) hacen que molinos de viento y paneles solares aporten al sistema menos energía, una energía que no tiene coste adicional: una vez instalado el molino, cada MWh adicional no cuesta dinero. Al contrario, sucede con los combustibles fósiles, que tienen un coste ligado al nivel de producción. Además, a la subida de la luz también contribuye la presión en los precios del gas, dado que el volumen disponible de gas (el que llega a las terminales marítimas o vía gasoducto) ha bajado y se ha tenido que recurrir al gas almacenado. Según los datos de Mibgas, el precio alcanza los 30,18 euros por MWh. El pasado jueves rozó los 39 euros.

¿Cómo se calcula este precio mayorista? El mercado de producción de la energía eléctrica, popularmente conocido como ‘pool’, está gestionado en España por el OMIE. Es el lugar donde los productores venden su electricidad para que las comercializadoras la compren para sus clientes. En el ‘pool’ los precios diarios se fijan con un día de antelación a partir de la oferta y la demanda prevista de energía. El precio donde se cruzan oferta y demanda, como si de una subasta se tratara, se llama precio marginal y es el que pagan todos los compradores y cobran todos los vendedores por el último MWh que entra en el sistema. Por este motivo, cuando hay poca producción renovable y hace falta tirar de producción con gas, el precio marginal sube con gran rapidez.

¿Cuáles son las franjas horarias más caras? Según los datos del OMIE, el precio máximo se alcanzará en la franja horaria de las 21-22 horas. Entre las nueve y diez de la noche los consumidores que dispongan de tarificación por horas pagarán la electricidad este martes a 114,02 euros por MWh, muy por encima, eso sí, de los 55,18 euros de la hora más barata, que se dará a las cinco de la madrugada. No obstante, las horas puntas caerán ligeramente frente a las de este lunes, bajando de los 120 euros por MWh.