El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha avanzado este jueves la voluntad del Ejecutivo de convertir en realidad «lo antes posible» un ingreso mínimo estatal para todos los hogares, para lo que ha reclamado el apoyo de todos los grupos a los presupuestos.

En su primera comparecencia ante la Comisión de Derechos Sociales y Políticas Integrales de la Discapacidad, a petición propia y también de los partidos PP, Cs, ERC y Vox, Iglesias ha establecido las prioridades de su departamento, entre las que ha citado también un plan de choque para impulsar la dependencia y una ley de los Servicios Sociales.

«Será una prioridad absoluta del Gobierno implementar la prestación pública estatal que garantice un ingreso mínimo vital para todos los hogares», ha dicho Iglesias, ya que el sistema actual, gestionado por las comunidades autónomas, cuenta con bajos niveles de cobertura y funciona de manera «descoordinada y generando desequilibrios».

En este sentido, el vicepresidente ha abogado por «la puesta en marcha de una prestación estatal de la Seguridad Social que mejore sustancialmente la implantación de una garantía de ingresos, como un derecho ciudadano para toda la población», en coordinación con el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social.

Iglesias ha asumido el compromiso de hacerse «cargo de la grave situación social» que atraviesa España, tal y como visibilizó el relator del ONU, para que en el futuro no volvamos a «sentir vergüenza» siendo la cuarta economía de la UE. Para ello, ha pedido la colaboración y el respeto de todos los grupos para «lograr que haya un poco de menos injusticia». «Tienen el deber de presionar a sus formaciones políticas» para que los asuntos sociales sean centrales en la negociación de las cuentas, ha resaltado.

Unas de las primeras medidas será la ley de protección de los menores frente a la violencia, «análoga a la Ley de Violencia de Género», junto a un plan de choque para «reimpulsar» el sistema público de atención a la dependencia, «que no ha sido capaz de atender a la población por la falta de financiación» tras los recortes de 2012, con la intención de reducir la lista espera de los dependientes un 75 por ciento.

Iglesias ha anunciado el impulso de los servicios sociales a través de una ley marco y otra ley de diversidad familiar «para reconocer las diferentes estructuras familiares», con medidas para familias acogedoras, monoparentales o de apoyo a la adopción de personas LGTBI, entre otras. Ha apostado por consolidar y reforzar el cuarto pilar del Estado de bienestar y ha destacado que «la educación pública -desde etapa infantil- es imprescindible para garantizar la igualdad de oportunidades».