La digitalización no es una opción, ha venido para quedarse; el doble reto de la transformación en digitalización y sostenibilidad impulsa el crecimiento de las empresas; hay que reducir la brecha entre educación y empleabilidad; o, la digitalización es un salvavidas, son sólo algunos de los titulares que ha dejado la segunda mesa de debate del encuentro Sostenibilidad y digitalización. Claves para la reactivación de la economía y el empleo en Madrid.

Esta mesa ha contado con la presencia de Ángel Rivera, director general de banca comercial de Santander España; Domingo Mirón, presidente de Accenture España; Sergio Osle, consejero delegado de Telefónica España, y Fuencisla Clemares, directora de Google para España y Portugal. Este foro ha estado moderado por Clara Ruiz de Gauna, redactora jefe de Expansión.

El encuentro, patrocinado por Accenture, Mango, Santander y Telefónica, ha comenzado con la intervención de Ángel Rivera, director general de banca comercial de Santander España, que asegurado que la sostenibilidad está cambiando la estrategia de Santander en dos dimensiones, por un lado, como banco, que tiene que cumplir los principios que están regulados «y en lo que queremos ser pioneros», para lo que ha dicho, están trabajando desde antes de que los reguladores marcaran el camino. La otra dimensión es la de los clientes, ya que tienen el compromiso de acompañarles en la transición ecológica tanto desde el punto de vista de la financiación como desde el asesoramiento.

Rivera ha recordado que en 2024 el banco tiene la obligación de presentar algunos ratios de sostenibilidad y en 2050 «el compromiso que tenemos con el planeta nos obliga a tomar medidas para que seamos más verdes y sostenibles».

«Algo bueno que ha dejado la pandemia es que el banco ha tenido que acelerar la inversión en digital porque lo que hemos hecho es llevar el banco a la casa de nuestros clientes». El comportamiento digital de los clientes se ha acelerado con la pandemia y en Santander han tenido 1.300 millones de accesos a la web y a la app, y más de 130 millones de transacciones en cajeros.

Respecto a las pymes, el directivo ha indicado que los bancos «tenemos que ser inteligentes para no desaprovechar la ocasión y salir reforzados de la crisis. Estamos ayudando a nuestros clientes a que se transformen digitalmente. Lo digital no es una opción, ha venido para quedarse. Más del 52% de nuestras ventas ya se hacen por un canal digital», ha mantenido.

Domingo Mirón, presidente de Accenture España, ha asegurado que según un estudio publicado recientemente por la consulta se ha demostrado que quienes invirtieron en digitalización antes de la pandemia, se están recuperando a un mejor ritmo. Pero ha insistido en que cualquier negocio tiene que desarrollarse de una manera sostenible porque tanto la sociedad, como los inversores y los clientes, lo exigen. De manera que las empresas que adoptan el doble reto de la transformación en digitalización y sostenibilidad «crecen 2,5 veces más que los que no lo hacen».

Asimismo, ha manifestado la necesidad de cerrar la brecha de conocimiento entre formación y la demanda de empleo en colaboración publico privada. Mirón ha dicho que, si bien la digitalización genera un empleo de mayor calidad y genera competitividad, también se traduce en una mayor demanda de puestos de trabajo técnicos. La educación pública debe entender muy bien cuáles son los roles futuros y la empresa también debe invertir para lograr las capacidades técnicas de sus empleados. De hecho, el presidente de Accenture ha mencionado un estudio que revela que el 86% de las compañías españolas asumen que en los próximos tres años van a invertir en reciclar al 25% de su plantilla para posiciones más técnicas.

Por otro lado, el presidente de esta consultora ha asegurado que las compañías privadas «tienen una responsabilidad muy fuerte en generar ese volumen de profesionales que necesitamos». Por tanto, tenemos como reto «una necesidad de transformación digital mayor que el número de personas que la pueden acometer».

Mirón también se ha referido a los fondos Next Generation como una «oportunidad histórica» para impulsar la digitalización y ha asegurado que la brecha educacional entre hombres y mujeres debe tratarse desde el principio de la enseñanza para que las mujeres opten por carreras más técnicas.