En un año marcado por las fuertes caídas de los valores del sector en Bolsa, las principales entidades españolas recuperaron la mayor parte de los accionistas perdidos en 2017, pero aún no llegan al nivel de cierre de 2016. En concreto, la suma de accionistas de Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Bankinter se situó en 6.097.832 accionistas, un avance de 91.036 con respecto a los 6.006.796 con que cerraron 2017, pero aun ligeramente por debajo de los 6.107.576 de 2016 y del récord del sector establecido al cierre del tercer trimestre en 6.147.796 accionistas, como adelantó Cinco Días.

Para el agregado completo de cierre de año faltaban las cifras definitivas de CaixaBank, que no las publicó al presentar los resultados. El banco valenciano ha difundido ya esa información y sitúa su número de accionistas en 588.077 al cierre de 2018. Según la radiografía de su accionariado, la entidad tiene un capital flotante del 55,7%. De esa parte, un 62,7% corresponde a inversores institucionales extranjeros; un 6,7%, a nacionales; un 28,9%, a pequeños inversores, y un 1,8% a empleados. Pese a que ha recuperado cerca de 1.800 accionistas en el cuarto trimestre, en el conjunto del año pierde 16.940.

Las cifras agregadas vienen muy marcadas por las de Banco Santander. La entidad cántabra ha tenido la entrega de acciones a sus clientes como estrategia de fidelización. Eso ha ido incrementando su número de accionistas, que desde la compra del británico Abbey National ya era con diferencia al más grande del sector. A cierre de 2018, Santander tenía 4.131.489 accionistas, 101.859 más que un año antes, aunque por debajo de las cifras del tercer trimestre, cuando marcó un récord de 4,19 millones de accionistas.

BBVA, por su parte, ha ganado 11.255 accionistas en el año, hasta 902.708. Sabadell tiene una mínima ganancia de 393 socios, hasta 235.423, y también es mínimo el avance de Bankinter, que suma 211 socios, hasta los 55.122 accionistas.

Bankia, en cambio, continúa reduciendo su base accionarial, aunque a un ritmo muy inferior al del anterior ejercicio. Si en 2017 perdió 51.24 accionistas (en gran medida por la recompra a pequeños inversores que invirtieron en la salida a Bolsa), en 2018 el descenso ha sido de 6.012, hasta un total de 184.643 inversores.

Aunque la evolución en Bolsa del sector ha sido en 2018 la peor desde 2018, la parte buena para los inversores estables es que la mayoría de los bancos ha incrementado los dividendos con cargo a los resultados del pasado ejercicio. Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Bankinter y Sabadell pagarán un total de 7.300 millones de euros en dividendos con cargo a los resultados del año pasado, un 3,5% más que los distribuidos por las cuentas de 2017. Es decir, destinarán el 44% de los 16.676 millones de euros que ganaron en 2018. Todas las entidades mejoran el importe por acción, salvo Banco Sabadell, que lo reduce un 57%, en línea con su caída de resultados.