2019 será el tercer año de retrocesos a la espera de que lleguen las nuevas adjudicaciones de modelos y de una recuperación de la demanda de vehículos en los principales mercados europeos.

La producción de vehículos en España, segundo país productor de Europa y noveno mundial, ha caído de forma consecutiva en los últimos siete meses. En 2019, con los datos oficiales hasta mayo, desciende un 5,6% y anticipa un ejercicio de retroceso de entre el 3% y el 5%, hasta un volumen en torno a 2,7 millones de unidades, en el que sería el tercer año consecutivo de bajadas.

El principal motivo de esta pérdida de producción deriva de la caída de la demanda de los principales mercados importadores del 80% de los vehículos fabricados en España, y que en un 90% son europeos, incluyendo la mala evolución de las matriculaciones en el mercado español (ver información adjunta), que acumulan una caída del 5,7%. España es así el país con un mayor porcentaje de retroceso en la primera mitad del año.

En el ránking de caídas de ventas sigue Italia, donde la bajada fue del 3,5% hasta 1,08 millones de matriculaciones. Tercero fue Reino Unido con un descenso del 3,4%, hasta 1,26 millones de unidades. Por su parte, en Francia las entregas disminuyeron un 1,8%, hasta 1,16 millones. Alemania, el principal mercado europeo, creció un 0,5% hasta los 1,84 millones de ventas, pero no pudo evitar que en el conjunto de Europa las ventas se hayan contraído un 3,1%.