La producción industrial se incrementó un 4,1% tanto en la eurozona como en el conjunto de la Unión Europea (UE) en julio con respecto a junio, informó este lunes la oficina de estadística comunitaria, Eurostat.

La subida se explica por la «relajación de algunas medidas de contención de la Covid-19 en muchos países miembros», que ya se tradujo en un aumento de la producción en junio del 9,1% en la zona euro y la UE. En España, la producción industrial creció un 9,4% el pasado julio, según Eurostat. La comparación interanual muestra que la producción del sector industrial cayó un 7,7% en los países del euro y un 7,3% en el conjunto de los Veintisiete.

España es uno de los países más afectados por esta caída interanual, con un desplome de la producción de un 6,8 %, por detrás de las bajadas de Dinamarca (13,6%), Alemania (11,6%) y Portugal (9,6%). En julio, con respecto al mes anterior, la producción aumentó en la zona euro un 5,3% para los bienes de inversión, un 4,7% en el caso de los bienes de consumo duradero y un 4,2% para bienes intermedios. También creció un 3,9% en el caso de los bienes de consumo no duraderos y un 1,1% en el ámbito de la energía.

En la UE, creció un 5,6% la producción de bienes de inversión, un 4,8% en el caso de los bienes de consumo duraderos, un 3,9% para los bienes intermedios, un 2,8% en bienes de consumo no duraderos y un 1,3% la energía. Las subidas más fuertes de la producción industrial en julio se produjeron en Portugal (11,9%), en España (9,4%) y en Irlanda (8,3%). Las caídas más destacables tuvieron lugar en Dinamarca (4,9%), Letonia (0,8%) y Bélgica (0,5%).

Por otra parte, en julio, con respecto al mismo mes del año precedente, la producción industrial en la eurozona cayó un 10,4% para bienes de inversión, un 9,3% en los bienes intermedios, un 6,2% en la energía, un 3,8% para los bienes de consumo duraderos y un 1,9% en el caso de los bienes no duraderos.

En la UE, en ese mismo periodo, la producción de bienes de inversión disminuyó un 10,2%, seguida de los bienes intermedios (8,7%), la energía (6,6%), los bienes de consumo no duraderos (2,5%) y los de consumo duraderos (2,0%). Las caídas más destacadas se produjeron en Dinamarca (13,6%), Alemania (11,6%) y Portugal (9,6%). En el extremo opuesto, tuvieron lugar subidas en Irlanda (15,6%), Polonia (0,9%) y Letonia (0,1%).