El jefe negociador de la Unión Europea (UE) para la futura relación con el Reino Unido, Michel Barnier, dijo que transmitirá a su homólogo británico, David Frost, su disponibilidad para «acelerar las negociaciones en los próximos días y llegar a un acuerdo en dos o tres semanas». «Estas negociaciones no se han acabado y queremos darles todas las posibilidades de acabar con éxito. He confirmado mi disponibilidad y diré a David Frost que estamos preparados para acelerar las negociaciones en próximos días para llegar a un acuerdo en dos o tres semanas», dijo Barnier en una rueda de prensa durante la cumbre europea.

Para ello, Barnier anunció que hablará mañana con Frost por teléfono y viajará a Londres el próximo lunes y se quedará «hasta el fin de semana si es necesario», mientras que los negociadores británicos irán a Bruselas la semana posterior para trabajar en llegar a un acuerdo. «Espero que la próxima semana estemos en una posición para empezar el periodo final de discusiones, pero por el momento trabajaremos de forma intensiva en Londres con nuestros equipos», dijo Barnier. europeo.

El francés insistió en su determinación de hallar un «pacto justo» con el Reino Unido y explicó que hay áreas en las que «se ha visto un progreso real» y «hay una buena oportunidad de llegar a un acuerdo» parcial. Mientras, en otras «no solo hay interrogantes sino diferencias reales», entre ellas las tres cuestiones clave para la UE -competencia justa, gobernanza y pesca- en las que las discrepancias «son demasiado grandes».

«No puedo decir, tal y como estamos ahora, que vayamos a lograr un acuerdo sobre esa base. Hay perspectivas de un acuerdo y necesitamos hacer progresos en competencia justa, gobernanza y pesca. Queda pendiente mucho trabajo», añadió. Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, recalcó que los Veintisiete confían «en Michel Barnier y en su forma de trabajar», a la vez que subrayó que la transparencia es «la mejor manera de mantener nuestra unidad».