España es el segundo inversor extranjero en Argentina con más de 300 compañías españolas instaladas principalmente en los sectores financiero, telecomunicaciones, metalurgia y automoción, lo que convierte a nuestro país en uno de los principales socios comerciales.

El stock de inversión acumulada por España es actualmente superior a los 5.800 millones de euros, una cifra solo superada por las inversiones de EEUU en el país. La inversión española en Argentina, eso sí, no vive su mejor momento. El récord de inversiones se produjo hace casi una década, en el año 2010, cuando la cifra superó superó los 9.150 millones de euros. Desde entonces, sobre todo tras la inseguridad jurídica generada en los últimos años de gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

El punto de inflexión se produjo en 2012, con la expropiación de YPF a Repsol ordenada por Kirchner, que supuso un duro golpe a las relaciones entre ambos Estados en una crisis que se prolongó durante casi dos años. Este mismo año, en marzo, el Rey Felipe VI visitó Buenos Aires en un intento de relanzar las relaciones entre ambos países tras un viaje de Estado anterior del presidente argentino, Mauricio Macri, a España, que se impulsó durante los encuentros del G-20.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el presidente argentino analizaron en dicha Cumbre celebrada en Buenos Aires a finales de 2018 las oportunidades de inversión que para las empresas españolas tenían las infraestructuras argentinas.