Desde que el Consejo General del Poder Judicial inició en 2013 el recuento de los desahucios tanto por alquiler como por ejecución hipotecaria, los primeros han venido superando a los segundos, pero su proporción ha ganado especial peso en los últimos tres años, con aumentos anuales de cinco puntos porcentuales, hasta representar en 2018 el 66% del total de los lanzamientos ejecutados en el país. Un resultado que se debe a una doble dinámica.

Por un lado, el auge de los desahucios de alquiler –un 9% más entre 2016 y 2018– responde a la mayor incidencia de los alquileres como régimen de tenencia entre los hogares y a los importantes incrementos de precios. Por otro, el fuerte descenso de las ejecuciones hipotecarias –un 28% menos en ese mismo periodo– se explica, en parte, por el hecho de que muchas han sido dejadas en suspenso, o incluso archivadas, por los jueces españoles desde que en 2017 el Tribunal de Justicia de la UE abriera la puerta a anular esos lanzamientos en los casos en los que los bancos hubieran aplicado cláusulas abusivas.

En la Comunidad de Madrid, los casos de desahucios por alquiler habían ido descendiendo desde 2013, en línea con la evolución nacional, hasta que tocaron fondo en 2016. Desde entonces, los lanzamientos han repuntando. Concretamente, entre 2016 y 2017, las ejecuciones aumentaron un 5% y, entre 2017 y 2018, un 3%, lo que supone más de un 8% acumulado para un periodo en el que los precios del alquiler han escalado un 32% y se sitúan ya por encima de los niveles precrisis, según los datos del portal Fotocasa. A cierre de 2018, la capital había registrado 5.157 casos de desahucios por alquiler, esto es, el 83% del total de las ejecuciones.

En paralelo, el número de desahucios en Barcelona ha menguado de forma continua desde 2013 y, en los dos últimos años se han reducido un 7,6% y un 1,6%, respectivamente, siendo el descenso de 2018 el menor de toda la serie. Todo ello en un contexto en el que los precios de los alquileres han crecido un 27% acumulado entre 2016 y 2018, según Fotocasa. En la provincia catalana, los lanzamientos por impago de la renta supusieron en 2018 el 75% de todas las ejecuciones, con 6.100 casos. Con todo, a pesar de los descensos, la incidencia de desahucios –tanto hipotecarios como por alquiler– en Barcelona sigue siendo mucho mayor que en Madrid. En 2018, en la región catalana se produjeron 22 lanzamientos al día, y el equivalente a 145 por cada 100.000 habitantes. En la comunidad madrileña, fueron 17 diarios y 94 por cada 100.000 habitantes.