La subida salarial media pactada en los convenios colectivos que se firmaron en el ejercicio 2018 se situó en el 2,08%, casi nueve décimas por encima del dato adelantado del IPC interanual de diciembre (1,2%), según datos provisionales del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Este incremento está en línea de las directrices marcadas en el Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva (AENC) 2018-2020, que planteaba subidas salariales del entorno del 2%, más un punto porcentual ligado a conceptos como la productividad, los resultados empresariales y el absentismo laboral.

No obstante, si además de los convenios firmados el año pasado se tienen en cuenta todos los convenios que, suscritos en ejercicios anteriores, tienen efectos económicos en 2018, la subida salarial media alcanzó el 1,75%, por encima del 1,46% de un año antes y también por encima del IPC. El año pasado se registraron 3.566 convenios colectivos con efectos económicos en 2018. De ellos, 2.489 se firmaron en ejercicios anteriores y 1.077 durante 2018. Los primeros registraron una subida salarial media del 1,56%, mientras que los firmados ese mismo año presentan un alza media del 2,08%. Sumando ambos, el aumento salarial medio de todos los convenios con efectos económicos en 2018 fue del 1,75%.

Estos 3.566 convenios daban amparo a 8,84 millones de trabajadores. Del conjunto de convenios, 2.686 eran de empresa, con efectos sobre 570.100 trabajadores y una subida salarial media del 1,38%, y 880 eran convenios sectoriales, que daban cobertura a más de 8,2 millones de trabajadores, con una subida salarial media del 1,77%. En cuanto a las nuevas unidades de negociación firmadas el año pasado, 770 eran convenios de empresa, con un incremento salarial medio del 1,58%, mientras que 307 eran convenios sectoriales, que reflejaban un aumento salarial del 2,10%.

La jornada media pactada en convenio se situó en 2018 en 1.745,4 horas anuales por trabajador (1.711,8 horas en los convenios de empresa y 1.747,7 en los convenios de ámbito superior). La estadística de Trabajo revela además que en 2018 se registraron 987 inaplicaciones de convenios, un 8,3% menos que en 2017, que afectaron a 20.924 trabajadores, un 11,4% menos. El ‘descuelgue’ de los convenios supone la revisión de las condiciones laborales en las empresas. La reforma laboral de 2012 introducía mayor facilidad para que empresarios y trabajadores pudieran pactar estas inaplicaciones.