En su primer contrato de trabajo, los letrados perciben en el entorno de 40.000 euros, pudiendo acercarse a los 300.000 si logran avanzar en su carrera hasta la posición de socio. Así lo refleja la Guía del mercado laboral 2020, elaborada por la multinacional británica Hays, que identifica a los despachos internacionales como los mejores pagadores. De este modo, mientras que el socio de una firma internacional en Madrid se embolsa de media 285.000 euros al año, el de un bufete nacional ingresa 262.500.

En una consultoría, el mismo puesto recibe la nada despreciable cifra de 250.000 euros anuales. En este sentido, y aunque las diferencias sean mínimas, el informe revela que ejercer en la capital está mejor remunerado, seguido de cerca por Barcelona. Tras ella se encuentran Bilbao, Sevilla y Valencia.

No obstante, el pódium de los mejor pagados lo lidera con diferencia el socio de cuota. Esta figura, existente en consultorías y despachos, se caracteriza porque, además de tener un abultado sueldo fijo, participa en el capital de la firma, recibiendo beneficios al final de cada ejercicio. Según el informe, en una consultoría estos profesionales se embolsan anualmente desde 275.000 euros (en Valencia y Sevilla) hasta 375.000 en Madrid.

Por su parte, los asociados seniors en una firma cobran entre 85.000 y 95.000 euros al año, mientras que, en una consultoría, el mismo cargo recibe una media de 72.500. En las empresas, en cambio, el salario de los seniors es considerablemente menor: 65.000 euros en las grandes compañías y 50.000 en las pymes.

Las compañías están, de hecho, mucho más rezagadas en lo que respecta a los sueldos de sus abogados. Los juniors (letrados de primer año) reciben 34.000 euros anuales, frente a los 45.000 de los despachos. Por su parte, el director de una asesoría jurídica ingresa unos 120.000 euros anuales, mientras que el de una pyme cobra poco más de la mitad (65.000).

A pesar de las diferencias, en los últimos años tanto bufetes como consultoras y empresas engordaron la nómina de todos sus abogados. “Se trata de una tendencia consolidada”, señala Mila González, business manager de la división de legal de Hays, y agrega que “es probable que el año que viene la variación vuelva a ser positiva”.