CCOO y UGT han convocado este martes movilizaciones el jueves 11 de febrero a las 12.00 horas ante las delegaciones del Gobierno en todas las provincias para exigir, entre otras cosas, el aumento del salario mínimo y la derogación de las reformas laborales y de pensiones. Bajo el lema ‘Ahora sí’, los sindicatos instan al Gobierno a cumplir «sus compromisos electorales y con las organizaciones sindicales y ponga en marcha una agenda de reformas sociales para garantizar una reconstrucción del país justa que verdaderamente no deje a nadie atrás».

Con la fecha de una convocatoria advertida desde hace días, CCOO y UGT dan un paso más hacia la exigencia al Gobierno de llevar a cabo las «reformas comprometidas» y que tiene tres objetivos principales, según apuntan en el comunicado: una subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que lo sitúe al final de la legislatura en el 60% de la media salarial en cumplimiento de la Carta Social Europea, la derogación de las reformas laborales para «modernizar» el modelo de trabajo y dejar atrás la «precariedad, la temporalidad, los bajos salarios y la inseguridad» y la derogación de la reforma de las de pensiones de 2013 para mejorar los ingresos del sistema «derivando a los Presupuestos los gastos impropios» asumidos por la Seguridad Social y respetando los acuerdos del Pacto de Toledo.

Aunque son los tres «pilares básicos» de la protesta, los sindicatos apuntan también a la necesidad de prorrogar los Erte (acuerdo que previsiblemente se sellará en las próximas horas), la regulación de las plataformas digitales, la ley de igualdad salarial y un plan de choque contra la siniestralidad. Según los sindicatos, el escenario que deja la crisis sanitaria provocada por el coronavirus hace necesarios estos cambios para evitar que la salida de la crisis se efectúe «sobre la espalda de la clase trabajadora». En este sentido, no ven suficientes las acciones del Ejecutivo y consideran que «en un momento en que se empieza a vislumbrar la salida de la crisis, «el Gobierno impide avances en ámbitos esenciales e imprescindibles para la igualdad social y la distribución de la riqueza».

En una rueda de prensa ofrecida para anunciar las movilizaciones, Pepe Álvarez, secretario general de UGT, ha señalado que «el día 11 saldremos en la calle a concentrarnos para abrir un amplio debate para que el gobierno sepa que hay una indignación en nuestro país que requiere que se apliquen cambios legislativos que no podemos esperar más tiempo para que se lleven a cabo».

Por su parte, su homólogo en CCOO, Unai Sordo, ha subrayado que «los considerandos que hace la UE sobre recomendaciones a España desde 2017 no vetan la modificación de la reforma laboral o de pensiones y son compatibles con las reclamaciones sindicales» y ha recordado que «Europa lleva tres años diciendo a España que hay que mejorar y tomar medidas en el mercado de trabajo». Además, ha criticado que el Gobierno se esté instalando en «una retórica peligrosa sobre una condicionalidad de las ayudas por parte de la Unión Europea que no existe y que es contraproducente».