Los jueces aplican la prisión permanente revisable en el 58,8% de los casos en los que se pide

La pena de prisión permanente revisable ha sido aplicada por los tribunales españoles en diez de los diecisiete casos en los que había sido solicitada por alguna de las partes. Es decir, en el 58,8% de las sentencias dictadas. De esas diez sentencias, según los datos recogidos por el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial hasta el 31 de julio de 2019, una se dictó en el año 2017; cuatro en 2018 y las cinco restantes en los primeros meses del año en curso.

Los condenados a la pena de prisión permanente revisable en las diez sentencias analizadas son 10 hombres; de las 16 víctimas asesinadas en total, 10 eran mujeres (62,5 por ciento), cinco de ellas niñas; y 6 eran varones, entre ellos dos niños. El número de menores asesinados (7) representa el 43,8 por ciento del total.

En todos los casos, el tribunal apreció la existencia de alevosía en la comisión del delito y aplicó la agravante de parentesco entre la víctima y el condenado. En dos casos hubo agravante de género y en cinco, la condena incluyó al menos otro delito (en cuatro de esos cinco casos el otro delito era agresión o abuso sexual).

El tiempo medio de respuesta de los tribunales (los días transcurridos desde que ocurrieron los hechos hasta que se dictó la resolución por el tribunal del jurado) fue de 745 días en la sentencia de 2017; de 780 días en las de 2018 y de 844, en las de 2019. En esos procedimientos intervinieron órganos judiciales situados en las provincias de A Coruña, Almería, Barcelona, Guadalajara, Pontevedra, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Toledo, Valladolid y Vitoria.

Además de esas 10 resoluciones, se dictaron otras siete sentencias en las que la pena de prisión permanente revisable fue solicitada por alguna de las partes pero el tribunal no la impuso: una en 2016 (la petición fue de la acusación particular); dos en 2017 (en ambos casos fue la acusación popular la que formuló la solicitud de pena máxima); tres en 2018 (las peticiones las realizaron bien las acusaciones particular y popular bien la Fiscalía); y una última sentencia en 2019 (con petición de la acusación particular).

En estos siete casos resultaron condenados 10 hombres. Las víctimas fueron 6, cuatro hombres y dos mujeres. En el periodo temporal que abarca el informe se han detectado tres sentencias dictadas en segunda instancia por los tribunales superiores de justicia: dos, de 2018, de los TSJ de País Vasco y Canarias; y la tercera, de 2019, del TSJ de Galicia. Las tres sentencias confirmaron las penas de prisión permanente revisable impuestas por el tribunal del jurado y el tiempo medio de respuesta (el transcurrido entre las resoluciones dictadas en primera y segunda instancia) fue de 90 días.

En 2019, hay una única sentencia del Tribunal Supremo relacionada con un procedimiento en el que se impuso al acusado la pena de prisión permanente revisable. La Sala Segunda revocó la sentencia del TSJ de Canarias (que había sido confirmatoria) y fijó la pena en 24 años de prisión. Entre el día en que se produjeron los hechos y la sentencia dictada en casación transcurrieron 1.098 días.

La pena de prisión permanente revisable está prevista en el artículo 140 del Código Penal para los asesinatos en los que la víctima sea menor de 16 años o se trate de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o discapacidad; cuando el asesinato sea subsiguiente a un delito contra la libertad sexual cometido por el autor sobre la víctima; cuando el autor del crimen pertenezca a un grupo u organización criminal; y cuando el reo de asesinato haya sido condenado por la muerte de más de dos personas.

Llenar el depósito de un coche será en torno a un 5% más caro

El repunte del precio del crudo va a tener un impacto directo en el bolsillo del consumidor si el petróleo se mantiene en los niveles alcanzados ayer. Aunque en el precio de gasolina y gasóleo influyen numerosos factores (margen de refino, impuestos, cotizaciones internacionales de la gasolina…), las subidas del petróleo acaban por trasladarse al precio de los carburantes. Esa confluencia de factores hace difícil cuantificar el impacto en el bolsillo de los consumidores, pero manteniendo estables los demás factores, una subida como la de ayer se traduciría aproximadamente en un incremento del 5%.

La subida de ayer lleva al Brent a situarse en niveles de finales de mayo. Según los datos del boletín petrolero de la UE, el precio medio de la gasolina en España se situaba entonces en los 1,36 euros el litro y el del diésel en los 1,26 euros, en torno a 6 céntimos más que en la actualidad, según la misma fuente. En base a estas cifras, si llenar un depósito de un coche de 55 litros con gasolina cuesta en la actualidad unos 71,5 euros, la subida actual del crudo elevaría el importe final a los 74,8 euros. En el caso del gasóleo el importe final a desembolsar para un depósito de la misma capacidad pasaría de los 66 euros los 69,3.

La duda está ahora en si las subidas registradas ayer son una sobrerreacción de los inversores al ataque sufrido por Arabia Saudí o sí se mantendrá en el tiempo. Los expertos señalan que «el precio del petróleo será más elevado a partir de ahora que en los últimos meses, pues se pondrá en precio una prima de riesgo geopolítico que hasta el momento se había ignorado» No obstante, la analista puntualiza que no prevén «un repunte sostenido» y cree «que la producción de shale [oil] continuará equilibrando los precios a medio plazo”.

En EE UU el presidente Trump no se siente cómodo con un precio más alto, pues como señalan desde la firma sería un impuesto sobre los consumidores, un pilar sólido de la economía de EE UU. El momento actual no es ideal para Trump, «así que esperamos que haya más comentarios desde EE UU sobre la producción para rebajar los temores sobre restricciones del suministro añaden.

Economía actualizará las tablas que se usan para diseñar los seguros de vida

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones ha abierto un proceso de consulta pública para actualizar las tablas que el sector asegurador utiliza para estimar la mortalidad a la hora de comercializar pólizas de Vida y la supervivencia en productos de pensiones, y cuya antigüedad es superior a los 20 años.

Su revisión se hace necesaria ante realidades como el aumento de la esperanza de vida, toda vez que la longevidad o supervivencia incide en el diseño de esos productos, su comercialización y hasta en la fijación de los precios. Se hace necesaria, además, «teniendo en cuenta los parámetros cuantitativos, de gobierno y transparencia establecidos en el marco de Solvencia II», explica en un comunicado el Ministerio de Economía y Empresa.

Esta herramienta, conocidas en el argot financiero como tablas biométricas, se utilizan para el cálculo de la prima en los seguros con cobertura de fallecimiento o de vida cuando, por ejemplo, se suscriben como garantía añadida a una hipoteca, y donde se tienen en cuenta las probabilidades de mortandad para un colectivo de personas en función de parámetros como la edad o sexo.

En los productos de ahorro a largo plazo, como son los destinados a la jubilación, se usan tablas similares que miden, en contraste, las probabilidades de supervivencia igualmente para colectivos definidos en razón de edad y sexo, entre otros factores. El organismo dependiente de Ministerio de Economía ha comenzado a tal efecto el proceso de consulta pública para la renovación del marco regulador de estas tablas biométricas.

El objetivo es dotar a la industria aseguradora de un entorno «estable y de referencia para los próximos años, con el objetivo de proteger los intereses de tomadores y asegurados y garantizar la estabilidad y solvencia del sector», refiere Economía en un comunicado.

Los españoles, a favor de realizar ajustes económicos

Ante la situación económica actual, los españoles son más partidarios de hacer recortes para ajustar las cuentas públicas que el resto de sus principales socios europeos. También son más pesimistas ante el desempeño económico del país y demandan una mayor presencia del Estado del Bienestar para cubrir los servicios y prestaciones básicos. Estas son solo algunas de las conclusiones del Estudio Europeo de Valores 2019 publicado este lunes por la Fundación BBVA, que examina un amplio conjunto de valores y actitudes de la población de los cinco mayores países de la Unión Europea: Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España, realizado entre abril y julio.

Una amplia mayoría de la sociedad española (67%) es favorable de hacer ajustes en el gasto para equilibrar las cuentas públicas, un porcentaje que es 10 puntos superior a la media de los otros cuatro países comunitarios, y solo superado por Francia (72%). También contrasta con Alemania, país que abandera un estricto control de déficit, donde apenas un 49% de la población respalda esta premisa y un 37% que prefiere aumentar el gasto, aunque ello implique un desfase presupuestario, un porcentaje que baja al 15% en el caso español.

Ello a pesar de que hace apenas tres meses Bruselas sacó finalmente a España del procedimiento de déficit excesivo, lo que le convirtió en el último país comunitario en abandonar el brazo correctivo de las cuentas públicas de la UE al que estuvo sometido durante una década. Para este año, el Gobierno sigue comprometido en cerrar las cuentas con un desfase presupuestario del 2% de PIB, si bien Bruselas cree que el déficit alcanzará el 2,3%.

En España, el apoyo a los recortes es mucho más evidente por parte de quienes se consideran de derechas (82%) que por quienes se posicionan en la izquierda (58%), aunque conviene destacar que el respaldo de la izquierda española está más cerca del que da la derecha europea (64%), de lo que lo hace la izquierda europea (49%).

Según detalla la Fundación BBVA, el mayor respaldo a los recortes está ligado con una visión más pesimista del desempeño económico del país. Así, solo un 20% de la sociedad española considera que la situación económica nacional es buena o muy buena, si bien ese porcentaje dobla cuando se trata de valorar en esos mismos términos positivos su situación personal (42%).

Solo los italianos perciben peor la situación de su país (apenas un 8% tiene una visión favorable), frente 26% de Francia, el 48% de Reino Unido (pese a la incertidumbre del Brexit) y el 68% de Alemania (a pesar de los temores de una posible recesión). Unos datos que también contrastan con las buenas previsiones de la Comisión Europea para España, que calcula que este año seguirá creciendo a ritmo bastante sólido (en el 2,3% del PIB), muy por encima del resto de sus socios comunitarios: Alemania (0,5%), Francia (1,3%), Italia (0,1%) o Reino Unido (1,3%).

Otro aspecto que diferencia a España del resto de socios europeos es el papel que atribuye al Estado del Bienestar. Una inmensa mayoría de españoles (76%) considera que es el Estado quien tiene la responsabilidad principal de garantizar unas condiciones de vida dignas a sus ciudadanos, mientras que apenas un 20% considera que es responsabilidad del propio individuo. A España le sigue de cerca Italia (64% cree que es el deber del Estado) y, a cierta distancia, Francia (54%). Mucho más lejos se sitúan Reino Unido (44%) y Alemania (41%).

Los españoles también demandan un mayor nivel de prestaciones al Estado (especialmente cobertura sanitaria y pensiones de jubilación) que el resto de sus socios, y comparten además una mayor expectativa de intervención estatal en el control de diferentes facetas del mercado (precios, salarios o beneficios de las empresas).

La revisión del PIB indica que el pasado ejercicio la economía creció un 2,4% en lugar de un 2,58%

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha anunciado una revisión de la Contabilidad Nacional desde 1995, donde cifra el crecimiento del PIB en 2018 en el 2,4%, dos décimas menos de lo anunciado con la metodología anterior.

El organismo estadístico ha realizado una revisión en su manera de medir el comportamiento de la economía española, que supone actualizar las fuentes, los métodos y seguir las recomendaciones de Eurostat, la oficina de estadística europea, para elaborar las cuentas de la Contabilidad Nacional. El INE ha explicado que esta revisión extraordinaria de los datos estaba prevista y se realiza cada cinco años.

«Se trata de renovaciones periódicos y supone una estadística de mejor calidad, más consistentes y más adaptadas a los estándares internacionales», han asegurado fuentes del organismo, que han confirmado que otros países (entre ellos Grecia o Italia) han realizado o realizarán próximamente cambios parecidos.

La economía creció el año pasado, por tanto, un 2,4%, dos décimas menos de lo anunciado con la anterior metodología y antes de la revisión. En volumen, el PIB de 2018 a precios corrientes ha sido de un 0,5% más reducido al anunciado anteriormente. Alcanza así los 1.202.193 millones de euros de euros, unos 5.000 millones de euros menos. La demanda externa contribuyó un -0,3%, al igual que lo avanzado inicialmente, pero la demanda nacional sumó un 2,6%, tres décimas que la primera estimación del PIB con la anterior metodología.

El gasto de los hogares ha aumentado un 1,8%, frente al 2,3% anunciado con anterioridad, mientras que la inversión (formación bruta de capital) ha crecido un 6,1%, cinco décimas más de lo anunciado. Con esta revisión, el crecimiento de 2017 fue del 2,9% (una décima menos de lo anunciado), el de 2016, del 3% (dos décimas menos) y el de 2015, del 3,8% (dos décimas más). Es decir, la recuperación de los tres últimos años ha sido más moderada de lo que se creía.

Esta nueva metodología podría influir en los resultados del déficit público y de deuda pública, que se mide en función del PIB de los años pasados. «Toda la serie desde 1995 está afectada por este cambio estadístico, pero es verdad que en 2018 no se había hecho la revisión tradicional de septiembre, con toda la información. Es decir, incluye una revisión extraordinaria hasta 2015 y la ordinaria que se hace de los tres últimos años», han indicado estas fuentes.

Esta revisión tiene un impacto promedio del 0,4% del PIB a precios corrientes respecto del total de la serie respecto a la serie anterior, siendo el impacto negativo en la mayoría de los periodos. En cuanto a la variación anual del PIB a precios corrientes es de 0,1 puntos, al igual que el promedio de las tasas de variación en volumen.

«El promedio de las revisiones positivas es de más 0,2%, mientras que el de las revisiones negativas es de menos 0,5%», explican fuentes del INE, que han asegurado que «estas mejoras estadísticas han tenido un impacto menor que la anterior revisión».

Estados Unidos se convierte en el mayor exportador mundial de petróleo

La expresión es una declaración de intenciones: “dominio energético”. Es de Dan Brouillette, el vicesecretario de Energía de Estados Unidos. Empleó estas palabras en la última conferencia del sector en Abu Dabi, cuando se le preguntó sobre la política energética de su país.

Los datos más recientes confirman que este dominio es real. Pocos habrían podido preverlo hace poco más de una década, pero la realidad es que los norteamericanos, que ya se convirtieron este año en el mayor productor de oro negro del mundo, con 12,3 millones de barriles diarios, tras duplicar su producción en diez años, ahora pueden presumir de ser también el mayor exportador de petróleo del planeta.

Lo consiguieron (si bien el dato sea bruto e incluya productos refinados y gas licuados) el pasado mes de junio, de manera fugaz según informó la Agencia Internacional de la Energía (IEA). “El auge de la producción de esquisto ha permitido que EE.UU. se acerque y supere brevemente a Arabia Saudí como el principal exportador mundial de petróleo en bruto, después de que las exportaciones de crudo aumentaron más de 3 millones de barriles por día”, afirmó este organismo.

Estados Unidos desde siempre ha producido petróleo, pero gran parte del crudo que se sacaba en su territorio se dedicaba al consumo interno, para satisfacer la sediente demanda nacional (además había límites a las exportaciones). Sin embargo, en los últimos cuatro años las ventas al exterior se han incrementado un 80% y ahora hay excedente.

Es cierto que, en el resto del verano, debido al efecto de los huracanes, los norteamericanos volvieron a ceder su liderazgo a los saudíes, pero todo apunta que el camino está marcado. “La instalación de las tuberías y terminales necesarias continúa a buen ritmo, lo que garantizará que la tendencia continúe”, asegura la IEA. En concreto, la agencia asegura que las exportaciones de crudo de EE.UU. podrían aumentar un 33% más desde los niveles de junio a hasta 4 millones de barriles por día, mientras que se construya una nueva infraestructura en el cuarto trimestre de este año.

Desde el pasado siglo hemos visto a delegaciones de Washington viajando a Oriente Medio buscando acuerdos comerciales con Riad para asegurarse el suministro de petróleo, pero el cuadro ha cambiado de forma radical. De hecho, cada vez menos petróleo viaja desde Arabia Saudí a EE.UU. La semana pasada cayó hasta el equivalente de 270.000 millones de barriles diarios, el nivel más bajo desde 1985.

La explicación es sencilla y se resume, en una palabra: fracking, la técnica de extracción petrolera en base a perforación de las rocas. Inicialmente requería inversiones costosas, pero el período de precios elevados del barril en los años anteriores pudo sostener el desarrollo de esta tecnología. Hoy la eficiencia ha mejorado y hay instalaciones que son rentables incluso con un precio en 50 dólares, por debajo de las cotizaciones actuales (que están los 60).

Este empuje del fracking representa un dolor de cabeza para la OPEP, el cartel de los países exportadores de petróleo. La IEA alerta de que en la actualidad la oferta, por efecto del poderío norteamericano supera con creces a la demanda, lo que puede tener un impacto significativo en los precios (a la baja). “La organización se enfrenta a un superávit abrumador”, afirmó esta institución.

El Banco de España descarta una posible burbuja inmobiliaria

El Banco de España descarta una sobrevaloración del mercado inmobiliario en su tercer informe trimestral de 2019 sobre la situación de la economía española. El informe señala que el precio de la vivienda en España se encuentra, en promedio, cerca de su valor de equilibrio, aunque el país se enfrenta a un crecimiento moderado del crédito hipotecario por sus altos niveles de deuda.

De acuerdo con el Banco de España, el precio de la vivienda no presenta «signos de sobrevaloración con respecto a sus niveles de equilibrio», como sí ocurre en Luxemburgo, Austria o Bélgica. En el caso español, el precio de la vivienda no está «en promedio» alejado de su valor de equilibrio. El informe advierte de que las estimaciones a escala nacional pueden encubrir «situaciones divergentes» del mercado de la vivienda en los ámbitos regional o local.

El Banco de España pone la lupa en una característica del actual ciclo expansivo de la vivienda que puede entrañar riesgos: el alto endeudamiento de algunos países (España, Países Bajos, Chipre, Irlanda o Portugal), que ha activado «procesos de desapalancamiento». En estos países, aunque han aumentado las nuevas operaciones, esto «está limitando el incremento del stock de crédito», reza el documento. Esto quiere decir que los esfuerzos para reducir el alto endeudamiento están ahogando la expansión del crédito hipotecario, más moderado que el que sugieren las «pautas históricas».

El precio de la vivienda en España cayó durante los años de la crisis un 40% para después retomar una senda alcista. En el primer trimestre de 2019 los precios aumentaron un 6,8% interanual, pero en el segundo trimestre lo hicieron a un ritmo de menos del 6%, que es el umbral fijado por la Comisión Europea para examinar la presencia de desequilibrios en el mercado inmobiliario. Según el Banco de España, en el promedio de los cuatro últimos trimestres, Alemania, los Países Bajos, Portugal, Irlanda y Eslovenia superan un crecimiento interanual del 6%. Para la institución el mercado inmobiliario en la eurozona presenta un «notable» dinamismo, con alzas sostenidas de los precios en numerosos países.

El petróleo sufre su mayor subida diaria en casi tres décadas

Los precios del petróleo se han disparado en las primeras operaciones de este lunes entre un 15% y un 20% por el aumento de la tensión en Oriente Próximo tras el ataque con drones este a varias instalaciones clave de la petrolera estatal de Arabia Saudí, Aramco. Poco después, en la apertura en Londres, el petróleo Brent sube un 9,9% hasta 66,2 dólares y el West Texas Intermediate (WTI) el de referencia en Estados Unidos, suma un 9% hasta 59,61 dólares.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha autorizado este domingo la liberación de petróleo de la Reserva Estratégica de Estados Unidos en una cantidad que está por determinar para estabilizar el mercado mundial de crudo tras el ataque contra varias instalaciones petroleras de Arabia Saudí.

«Como consecuencia del ataque a Arabia Saudí, que puede tener un impacto en los precios del petróleo, he autorizado la liberación de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo, si es necesario, en una cantidad por determinar, pero suficiente para mantener los mercados bien abastecidos», ha indicado Trump en su cuenta de Twitter. «También he informado a todas las agencias para acelerar los trámites de los oleoductos que se encuentran actualmente en proceso de obtener permisos en Texas y en otros estados», ha añadido Trump.

Aramco ha pedido alrededor de 5,7 millones de barriles diarios de producción después de que diez aviones no tripulados atacaran el sábado la mayor instalación de procesamiento de crudo del mundo en Abqaiq y el segundo campo petrolero más grande del país en Khurais, dijo la compañía. Los ataques han sido reivindicados por los rebeldes hutíes de Yemen.

La interrupción de oferta provocada por este ataque es la mayor de la historia, según la Agencia Internacional de la Energía, por encima de las registradas tras la invasión de Kuwait en 1991, con el embargo ligado a la guerra árabe israelí o durante la revolución iraní de 1979. Arabia Saudí extrae diariamente unos 10 millones de barriles, por lo que ha perdido más de la mitad de su capacidad productiva, que en todo caso se espera se recupere paulantiamente.

El ataque ha provocado un serio aumento la tensión en la zona. Washington culpa a Irán de estar detrás de ellos. El magnate neoyorquino ha manifestado que «hay motivos para creer que sabemos quién es el responsable». El presidente estadounidense ha llegado a asegurar este domingo que está «cargado y listo» para responder al ataque contra refinerías saudíes y dijo que, aunque cree saber quién es el «culpable», está esperando la respuesta de Riad para saber cómo proceder.

«El suministro de petróleo de Arabia Saudí fue atacado. Hay razones para pensar que sabemos el culpable, estamos cargados y listos, pendientes de verificación, pero estamos esperando a oír del reino sobre quién creen que fue la causa de este ataque, ¡y bajo qué términos procederíamos!», manifestó Trump en Twitter.

La OCDE pide "más esfuerzos" para elevar la confianza en los negocios y evitar "contagios" en las economías

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) considera que los líderes políticos deberían «intensificar» sus esfuerzos para aumentar la confianza en las finanzas y los negocios, a fin de «reducir los riesgos de contagio» si el crecimiento económico continúa desacelerándose.

Así lo advierte en el informe monográfico ‘Strengthening trust in business’, donde recuerda que la crisis mundial de 2008 supuso un «punto de inflexión» en la forma en la que las autoridades abordaron la importancia de la confianza de la ciudadanía en instituciones y sector financiero tras comprometer miles de millones en ayudas públicas en los rescates.

«Los gobiernos tuvieron mucho éxito en defenderse de una depresión global a gran escala, pero más de una década después, las empresas aún no han recuperado completamente la confianza perdida en la crisis», alerta en su primer informe lanzado desde que desarrolló la iniciativa «Trust in Business» precisamente buscando proporcionar una plataforma para la cooperación de los gobiernos, empresas y sociedad civil en esta materia.

La iniciativa la lanza a la luz de un entorno que ha cambiado por la mayor interconectividad, el aumento de las desigualdades, el deterioro ambiental, la corrupción o las innovaciones tecnológicas disruptivas, que están cambiando el papel de las empresas en la sociedad ya que afecta a la percepción y expectativas que se tiene sobre los negocios. Según la OCDE, la sociedad espera ahora cada vez más, no solo una conducta intachable en las empresas, privadas y públicas, sino también «responsable».

«Sin embargo, tras su análisis advierte de que dicha confianza en las empresas y las instituciones «está disminuyendo» y resulta clave restaurarla «para establecer condiciones de desarrollo económico, incluida la asignación eficiente de capital, innovación, productividad y relaciones comerciales».

En este sentido la OCDE, subraya que mejorarla se convierte en «esencial para alentar la inversión productiva y el comercio que contribuyen al crecimiento económico inclusivo y sostenible», así favorecer o evitar que se deterioren otros ítems claves como el flujo del crédito hacia la economía.

Por otro lado, avisa del riesgo que asumen las compañías de pérdida, incluso, de clientes y negocio cuando su actuación encuentra tachas: «Los clientes, empleados e inversores esperan cada vez más altos estándares de conducta mucho más allá de la letra de la ley, y están facultados por las tecnologías de la información para movilizarse cuando la conducta de una empresa se queda corta», alerta.

En el mismo sentido repara en que las operaciones comerciales son hoy «más globales que nunca», con lo que eso implica de desafío y riesgos para cumplir con todo un «mosaico» de entornos legales y culturales, algo que considera que solo se puede gestionar adoptando por parte de las empresas los mejores estándares de gobierno corporativo.

En el estudio explora los riesgos potenciales que podrían erosionar la confianza en el sector financiero en el futuro y alerta de forma especial por la emisión «abundante de deuda soberana, corporativa y bancaria», que ha respaldado el crecimiento posterior a la crisis, «pero ha generado preocupación por los riesgos potenciales de una deuda excesiva a medida que madura el ciclo crediticio».

Las mujeres con estudios superiores cobran 9.500 euros menos al año que los hombres

Según el último informe de la OCDE, la población trabajadora con un título de Segunda Etapa de Educación Secundaria gana en España un 40,08% menos que quienes cuentan con una licenciatura o doctorado y quienes no han superado los estudios de primaria perciben un 59,47% menos, el salario de las mujeres, independientemente de que hayan acudido o no a la universidad, siempre es menor que el de los hombres que tienen su mismo nivel educativo.

Según denuncia UGT en un informe dado a conocer hoy, la diferencia entre los sueldos de los más preparados alcanza los 9.495,38 euros anuales. Esta brecha se mantiene entre los empleados con estudios inferiores, pero la distancia entre lo que se embolsan los hombres y las mujeres que se encuentran en las mismas condiciones se recorta hasta alcanzar los 8.105 euros anuales en el caso de los que tienen en su haber un título de FP, se sitúa en los 7.380 euros entre los diplomados, en los 7.157 euros entre los que cursaron Bachillerato o COU, en los 6.608 euros entre los que terminaron la primaria, en los 6.308 euros si cuentan con el Graduado Escolar o acabaron la ESO y desciende hasta los 5.508 euros para los que no tienen ningún tipo de formación.

Por otra parte, el documento determina que a pesar de que los datos disponibles señalan que hay más españolas que españoles en posesión de títulos universitarios, esta mayor preparación no se traslada de manera directa a las ‘altas esferas’ de las empresas, por lo que hay menos «directoras, jefas y encargadas».

El sindicato critica que la OCDE explique estas desigualdades escudándose «en la elección de los campos de estudio» que, a su juicio, conducen a los hombres (que se decantan por «carreras relacionadas con los campos de ciencias e ingenierías») y a las mujeres (que se matriculan en mayor proporción en las de «educación, humanidades, idiomas o arte») hacia profesiones con salarios diferentes. Además, considera «más una opinión que un hecho» que el organismo argumente que la tendencia femenina a buscar trabajos «menos competitivos y con mayor flexibilidad» para «compatibilizar mejor las responsabilidades familiares» es otro de los motivos que han llevado a esta situación.

UGT defiende que el nivel académico debería traducirse en mejores oportunidades laborales y mayores remuneraciones para ambos sexos y aboga por acabar de una vez por todas «con los estereotipos y avanzar en la igualdad real». Así las cosas, reclama una Ley de Igualdad Salarial «que evite estas situaciones discriminatorias» que están prohibidas en la Constitución Española.

Los jóvenes retrasan su llegada al mercado laboral por estudiar más años

¿Por qué los jóvenes retrasan su entrada en el mercado laboral o abandonan la actividad? La respuesta que dan los técnicos del Banco de España es clara: “La mayoría de los jóvenes que decidieron retrasar su entrada al mercado laboral o salirse de él por las dificultades de encontrar empleo a lo largo de la crisis, lo hicieron para dedicarse a mejorar su formación”.

Los datos que respaldan esta afirmación están en también en la EPA, ya que el porcentaje de jóvenes inactivos (que no tiene empleo ni lo busca) porque están estudiando ha aumentado desde el 25,3% de 2007 hasta el 38,7% en 2018.

Este alargamiento del periodo formativo de los jóvenes ha venido acompañado, como era de esperar, de una mejora del nivel educativo conseguido.

Para ilustrar esta mejora educativa, los autores de este trabajo han comparado el máximo nivel formativo alcanzado por la población de 25 años de diferentes generaciones. Según explican, han seleccionado esa edad “para permitir que a los individuos les haya dado tiempo a acabar estudios terciarios del primer ciclo”.

Según esto, el porcentaje de jóvenes que habrían obtenido como máximo el título de la ESO a los 25 años se ha reducido desde el 36,5% en 2007 al 23,3% en la actualidad. Esto ha venido acompañado de un aumento prácticamente similar de aquellos que han obtenido titulaciones universitarias, que han pasado de ser el 23% hace doce años al 34% en el presente.

Este trasvase de tener más titulados en ESO a tener mayoría de universitarios “suele repercutir en mejores resultados laborales”, indican desde el Banco de España. Así, aseguran que a pesar de que “un titulado en ESO como máximo, logra una mayor actividad en los primeros años de su carrera laboral, esta suele ser más corta, lo que repercute en los ingresos totales a lo largo de la carrera laboral”, indican desde este organismo.

Asimismo, destacan que los trabajadores más formados se ven menos afectados por el paro. En la actualidad, la tasa de desempleo de aquellos de entre 25 y 30 años es del 34% para quienes tienen la ESO como máximo, del 15% para los universitarios y del 18% para los demás colectivos de titulación superior.

La recaudación de la campaña de la Renta se eleva un 16%

Los avisos enviados por la Agencia Tributaria (Aeat) a algunos contribuyentes para instarles a declarar determinados ingresos, unidos al aumento de las ganancias patrimoniales, han disparado la recaudación de la campaña de IRPF de 2018, según los últimos datos de la Aeat. En su informe de recaudación tributaria de julio, la Agencia señala que al cierre de ese mes se habían ingresado 7.702 millones de euros en la campaña de este año, un 15,6 % más que en esas mismas fechas del pasado ejercicio.

Tras un análisis preliminar de los datos, la Agencia achaca este repunte al «excepcional crecimiento de las ganancias patrimoniales», que no están sujetas a retención y por lo tanto se declaran íntegramente en la declaración, y al impacto de «las campañas de avisos a contribuyentes».

Desde hace varios años, la Aeat envía avisos a contribuyentes para instarles a declarar de manera voluntaria ingresos que cree que podrían no estar consignando tras analizar información obtenida de diversas fuentes, como otras administraciones tributarias, internet (por ejemplo, anuncios en portales) o declaraciones anteriores.

En la campaña de 2018, Hacienda envió 2,17 millones de avisos a contribuyentes que pensaba que podrían tener rentas en otros países, un número superior al de ejercicios anteriores por la entrada en vigor de varias normas internacionales que han permitido incorporar información procedente de intercambio de datos con otros países.

También remitió 700.000 avisos a contribuyentes con posibles inmuebles en alquiler y 14.700 por operaciones con criptomonedas. Ahora, la Agencia Tributaria constata que estos avisos han conducido a «crecimientos anormalmente altos en las rentas del capital mobiliario», es decir, de cuentas bancarias, bonos, obligaciones, acciones o plusvalías.

El aumento de los ingresos en la campaña de la renta se ha producido a pesar de que cambios normativos como la exención de IRPF de las prestaciones por maternidad y paternidad o las nuevas deducciones por familia numerosa han mermado la recaudación.

Al cierre de julio, también se habían incrementado las devoluciones en la campaña de la renta -8.923 millones, un 6,8 % más-, lo que arroja una cuota negativa de 1.222 millones, un 27,8 % inferior a la del pasado año en estas mismas fechas.

De acuerdo al informe, en los siete primeros meses del año los ingresos por IRPF han aumentado un 4,6 % en comparación con el mismo periodo de 2018, un avance que está lastrado por los cambios normativos, sobre todo las devoluciones del IRPF cobrado por prestaciones de maternidad y paternidad desde 2014. En términos homogéneos, la recaudación de este impuesto crece un 6,6 %

La Agencia Tributaria aprecia una desaceleración en el aumento de ingresos por retenciones del trabajo del sector privado como resultado de la moderación en el empleo, al tiempo que apunta que, aunque las rentas aumentan en los salarios bajos por la subida del salario mínimo, esto no tiene impacto en la recaudación.

Las empresas del Ibex pagan un 28,5% a Hacienda

Las empresas del Ibex tributaron a un 28,5% de media hasta junio, con lo que pagarán 8.477 millones de euros sobre un beneficio de 29.766 millones de euros. Así se desprende de su resultado contable mundial, considerando tanto los resultados obtenidos en los países en los que operan como el gasto por impuestos sobre beneficios en el extranjero.

Las que más han tributado en el primer semestre son Aena, un 104% (ver cuadro adjunto); Santander, un 37,5, %; Siemens Gamesa, un 35,5%; Indra, un 34,6%; y Repsol, un 32,6%. Estas cifras son de las más elevadas que este Observatorio ha medido, incluso por encima del 27,8% que tributaron en el conjunto de 2018. El tipo elevado de estas empresas, por encima del 25% en muchos casos, viene motivado porque parte de los beneficios se obtienen en países cuyo tipo de gravamen es superior al 25% vigente en España.

Estos tipos altos, además, pueden ser muestra de que se han obtenido beneficios, pero también de que el gasto recoge reversiones de ejercicios anteriores. Sobre el tipo medio, al situarse empresas grandes por encima del 25% y suponer un porcentaje muy alto del total de beneficios, dichas compañías arrastran a las demás. De esta forma, las compañías del selectivo están tributando casi cuatro puntos por encima del tipo nominal del impuesto, del 25%, cuando el tipo medio en 2017 fue del 23,5% y en 2016, del 25,6%. La bajada de 2017 se debió al efecto de la reforma fiscal de Estados Unidos en algunas empresas, en concreto Iberdrola y Grifols.

El tipo efectivo de las multinacionales es materia de controversia entre Hacienda, que considera que tributan poco, y las compañías, que cuestionan las cifras del Fisco. En el primer cálculo que hizo CEOE sobre el ejercicio 2014, obtuvo una cifra del 21%, similar a la de 2015. El incremento que ha experimentado el porcentaje en los últimos ejercicios supone un alza de cerca de diez puntos.

Sigue impactando en las empresas el efecto de la subida del Impuesto sobre Sociedades que lanzó el Gobierno de Rajoy en 2016, de los pagos fraccionados en octubre y de otros conceptos en diciembre. A la espera de que el Ejecutivo de Pedro Sánchez realice las subidas que ha anunciado si consigue volver al gobierno ejecutivo. Si se compara lo que tributaron las empresas en 2017 -13.290 millones de euros- y 2016 -13.598 millones de euros- con 2015 -6.710 millones, la subida fiscal efectuada en 2016 es de más del 70%.

Pero este cálculo no se corresponde de forma automática con lo que ha supuesto la subida del impuesto, ya que también influye el que haya crecido el beneficio de las empresas y qué deciden contabilizar vía impuestos. En las cifras que se obtienen en 2017 y 2018, el aumento de impuestos, realizado en diciembre de 2016, tiene todos sus efectos, ya que, aunque algunas de las medidas fueron retroactivas y entraron en vigor desde enero de 2016, otras están vigentes desde enero de 2017.

La UE plantea impuestos a la energía para responder a la crisis climática

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) mantuvieron este sábado un debate sobre los impuestos que se podrían aplicar a la energía, con el objetivo de contribuir a la lucha contra la crisis climática, y dialogaron sobre la posibilidad de simplificar las normas fiscales comunitarias.

«Estoy satisfecho de ver que muchos de los ministros comparten el punto de vista de la Comisión de que la fiscalidad de la energía tiene un papel importante que desempeñar a la hora de lograr los objetivos climáticos y medioambientales de la Unión», declaró el vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, Valdis Dombrovskis, durante una rueda de prensa.

El político se expresó en ese sentido tras la segunda y última jornada de una reunión informal de titulares económicos de los Veintiocho (Ecofin) celebrada en Helsinki, en la que se plantearon diferentes alternativas fiscales para frenar la subida de las temperaturas, tras las manifestaciones de los últimos meses en las que jóvenes exigen actuar frente a la crisis climática.

«Algunos países plantearon la opción de impuestos a la aviación o de abordar los desequilibrios entre las tasas de impuestos de productos energéticos como el gasóleo y la gasolina, o promover el uso de energías renovables e incrementar la eficiencia energética», comentó Dombrovskis.

El sector de la aviación ha sido protagonista en esta discusión desde que en febrero Holanda planteó gravar las emisiones de carbono de las aeronaves «a nivel de la UE» a través de un impuesto sobre los billetes de avión, una tasa por vuelo, una tasa sobre el queroseno o mediante el sistema de comercio de emisiones.

En cualquier caso, la ministra española de Economía en funciones, Nadia Calviño, afirmó en julio que una tasa que grave el queroseno utilizado como combustible no es la «primera opción» para España por la importancia del sector turístico, el carácter periférico con respecto a Europa o el peso de las islas en el territorio del país.

Este sábado, Dombrovskis también reconoció que una serie de Estados miembros, sobre todo aquellos que son islas, están planteando «ciertas preocupaciones en términos del coste de viajes para sus ciudadanos». Recalcó que al adoptar medidas contra la crisis climática se deben tomar en consideración las preocupaciones sociales y sobre competitividad.

La directiva europea sobre fiscalidad de la energía, anticuada porque data de 2003 y cuya posible reforma también trataron este sábado los ministros, fija los niveles mínimos de impuestos para carburantes de automoción, combustibles para calefacción o electricidad, pero incluye exenciones para el combustible empleado en la aviación.

La AIReF considera "factible" reducir el déficit al 2% del PIB

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) prevé una reducción del déficit durante el segundo semestre de siete décimas desde el actual 2,7% del PIB. «Desde enero, los ingresos han reducido en dos décimas su peso sobre el PIB situándose en el 38,7% en términos de 12 meses acumulados. Sin embargo, se prevé un aumento de 4 décimas hasta el final del ejercicio debido al buen comportamiento del IRPF y a un crecimiento de las cotizaciones sociales por encima del 7%», asegura en un comunicado.

Por administraciones, el cumplimiento del déficit del 1% de la Administración Central notificado a la Comisión Europea «se considera probable», al igual que alcanzar el déficit del 1,4% del PIB de la Seguridad Social. En cambio, la AIReF considera «muy improbable» el cumplimiento del objetivo de estabilidad del -0,1% del PIB fijado para las Comunidades Autónoma. En concreto, ve muy difícil que se cumplan las proyecciones para Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana.

«El cumplimiento es improbable para Andalucía, Asturias, Madrid y La Rioja. En cambio, es factible para Galicia y muy probable para Canarias, Navarra y País Vasco, añade el organismo.

Draghi rebaja la previsión de crecimiento económico para 2019 y 2020

El Banco Central Europeo ha rebajado sus expectativas de crecimiento económico para la zona euro de cara a 2019 y 2020. En concreto, la institución presidida por Draghi prevé un crecimiento del PIB del 1,1% para este año, una décima menos que en sus anteriores estimaciones, y del 1,2% para 2020 frente al 1,4% que vaticinaba previamente. En cambio, el BCE no ha modificado sus expectativas de crecimiento económico de cara a 2021, que siguen contemplando un repunte del PIB del 1,4%.

La guerra comercial y la desaceleración económica global es lo que ha llevado según Draghi a tomar la decisión. No obstante, el presidente del BCE ha destacado la fortaleza del sector servicios y de la construcción, actividades que están resistiendo en medio de unas «favorables condiciones de financiación».

Respecto a la evolución de la inflación, la máxima autoridad monetaria de la zona euro también ha recortado su crecimiento para 2019, 2020 y 2021. De cumplirse las previsiones, este año la inflación de la zona euro se situará en el 1,2% frente al 1,3% anterior. El recorte más pronunciado ha sido para 2020, que ha pasado del 1,4% al 1%. En 2021 quedará en 1,5%, una décima menos.

Con todo, Draghi insiste en que sigue siendo necesaria una política monetaria acomodaticia y ha hecho un llamamiento pidiendo ayuda a los Gobiernos de la zona euro para que apliquen medidas que sostengan el crecimiento «de manera más decidida».

El euro baja frente al dólar y los tipos de la deuda se desploman

Las Bolsas europeas cotizan con la volatilidad esperada para una reunión del BCE en la que las expectativas del mercado eran difusas. Mario Draghi ha sido más agresivo de lo esperado, provocando movimientos tanto en renta variable como en la deuda y las divisas, si bien la Bolsa ha reaccionado con más timidez.

Donde más se ha notado la decisión de Draghi ha sido en el euro y en la deuda. En el mercado de divisas, el euro que, llevaba toda la jornada subiendo, se ha girado a la baja rápidamente tras conocerse la decisión del BCE. Ha llegado a caer un 0,6% mientras el presidente del BCE explica sus medidas a la prensa, cotizando en 1,0927 dólares, niveles mínimos de 2017.

La medida más inesperada ha sido el anuncio de las compras de deuda, de 20.000 millones al mes durante un periodo indefinido. La rentabilidad del bono español a 10 años baja hasta el 0,132% desde el 0,255% del miércoles, pese a que la cuantía es algo inferior a la esperada por algunos inversores. También el bono italiano baja con gran violencia, unos 20 puntos básicos hasta el 0,775%. Los movimientos son menores en la deuda alemana, que baja seis puntos hasta el -0,628%.

Inicialmente la banca subió, pues, aunque el BCE ha elevado el interés que cobra a los bancos por depositar el dinero, también ha fijado un sistema para limitar el impacto. Con todo, la caída de los tipos de la deuda ha castigado el sector, que una hora después del anuncio cotiza sin cambios. El Ibex, así, cotiza con una subida del 0,4% frente al 0,85% del Eurostoxx 50. De hecho, el índice ha español ha entrado brevemente en pérdidas.

En el Ibex, Cellnex, Ferrovial, Iberdrola y Endesa se colocan en lo más alto con alzas del 3%, el 1,94%, un 1,91% y el 1,37%. Por su parte, el sector bancario se ha dado la vuelta y Santander, BBVA y Bankinter se dejan en torno al 1,1%. Sabadell, CaixaBank y Bankia caen de forma más pronunciada y bajan cerca de un 2%.

El BCE baja la tasa a los depósitos bancarios en 10 puntos, hasta el -0,50 % y anuncia compras de deuda de 20.000 millones mensuales

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido modificar sus tipos de interés por primera vez desde 2016 recortando 10 puntos básicos al tipo de facilidad de depósito, hasta situarlo en el -0,5%, al tiempo que ha dejado el tipo de interés de referencia en el 0% y el de facilidad de préstamo en el 0,25%. Asimismo, la autoridad monetaria también ha anunciado que reanuda las compras netas de activos, por valor de 20.000 millones de euros al mes a partir del 1 de noviembre por un periodo indeterminado.

Mario Draghi, presidente del BCE, ha argumentado estas decisiones durante la rueda de presa. El italiano asegura que estas medidas eran necesarias por unos datos de inflación más débiles de lo previsto y por la caída en las expectativas de inflación, que además han venido acompañadas de una clara desaceleración del crecimiento.

Con esta batería de medidas se espera una recuperación de los precios y del crédito. El recorte de tipos junto con el programa de compras, el sistema de tramos y los cambios en las inyecciones de liquidez a largo plazo cumple con las expectativas del mercado. Además, el BCE asegura que no subirá los tipos de interés hasta que la inflación alcance de forma sostenida un nivel cercano al 2% haciendo más acomodaticio el mensaje (forward-guidance). La reacción del mercado no se ha hecho esperar: los inversores compran bonos y venden euros.

Algunos miembros del Consejo de Gobierno habían expresado su oposición a las medidas de estímulo más radicales, particularmente a una reanudación de las compras de bonos netas, lo que se conoce como quantitative easing o QE. Finalmente, el BCE ha optado por una decisión salomónica, un nuevo programa de compras, pero con un tamaño muy limitado de 20.000 millones de euros mensuales, que ha contado con la bendición de la gran mayoría del Consejo de Gobierno, según ha asegurado el presidente del BCE.

El instituto monetario no ha cambiado los parámetros que podrían hacer del QE un arma mucho más poderosa, por lo que con los límites actuales (33% de deuda por emisor y respetar las claves de capital) el programa tiene un vida e intensidad muy limitadas.

Aunque el BCE tiene una amplia gama de instrumentos de política monetaria a su disposición, cada uno de ellos implica complicaciones, una eficacia cuestionable y grandes efectos secundarios. Los miembros que son partidarios de una política monetaria más restrictiva habían defendido en las últimas semanas que la situación no es tan grave como para anunciar un nuevo QE porque no existe riesgo de deflación.

Las empresas de más de 50 empleados deberán contar con un canal de denuncias

El diseño del canal de denuncias deberá garantizar la «confidencialidad» del informante e impedir que pueda acceder a él personal no autorizado. Además, deberá darse una «tramitación diligente» a la comunicación que permita dar una respuesta sobre el curso dado a la misma al denunciante antes de tres meses.

La directiva, asimismo, exige que no se limiten los cauces a través de los cuales cabe denunciar irregularidades. Deberá permitirse que la comunicación pueda ser en formato electrónico o papel, oral o escrito, y de forma presencial o a través de un servicio de recepción de mensajes. Asimismo, cabe que la gestión del canal sea asumida internamente o externalizada, siempre que el encargo no conlleve un perjuicio a las salvaguardas del procedimiento.

«En una compañía más o menos sana, los canales de denuncia deben ser vistos como una oportunidad o una inversión porque permite corregir situaciones ilícitas y, en último término, ahorrar el coste económico y reputacional de sanciones o responsabilidades», subraya César Zárate, socio de Écija. En sentido contrario, aquellas que conviven o asumen el riesgo de irregularidades, concluye el letrado, los percibirán como una amenaza.

La obligatoriedad de los canales de denuncia se completa con un conjunto de medidas para garantizar la protección de quien se atreve a dar el paso. Según el Eurobarómetro de 2017, ocho de cada diez europeos que presenciaron un caso de corrupción no lo comunicaron, en su mayoría, por temor a las consecuencias negativas.

En este sentido, la directiva obliga a los Estados a impedir cualquier represalia, directa o indirecta, contra el denunciante, sea del tipo que sea: sanciones o despidos; degradaciones o denegaciones de ascensos; cambios de puesto de trabajo; discriminación, marginación o trato injusto; o, incluso, no conversión de un contrato temporal en indefinido.

Asimismo, en los procesos judiciales en los que se investiguen los perjuicios sufridos por un denunciante, la norma establece la inversión de la carga de la prueba, por lo que deberá ser la compañía quien demuestre que su actuación no castigaba la delación. Por otro lado, también se abre la puerta a que los denunciantes reciban asistencia jurídica gratuita y otras medidas de apoyo en determinados supuestos.

El PIB de los países del G20 crece un 0,7% en el segundo trimestre

El producto interior bruto (PIB) de los países del G20 creció un 0,7% en el segundo trimestre de 2019, lo que equivale a un descenso de una décima con respecto a los tres meses precedentes. El PIB de las 20 mayores economías del mundo creció un 2,9% en comparación con el mismo trimestre del año pasado frente al 3,1% registrado en el primer trimestre del año, según los datos hechos públicos hoy por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En cabeza se situó China, con un crecimiento del 6,2%, mientras que la peor cifra se observó en Turquía, cuya economía se contrajo un 1,4% entre abril y junio.

En relación con el primer trimestre de 2019, el crecimiento del PIB de la zona euro se desaceleró hasta el 0,2%, desde el 0,4% anterior, con Alemania registrando una contracción de una décima. De su lado, Francia se mantuvo estable, al registrar un crecimiento del 0,3% entre abril y junio, la misma cifra que en el primer trimestre. Italia se estancó, tras haber crecido una décima entre enero y marzo.

China e Indonesia encabezaron el crecimiento del club de las economías más grandes del mundo, con un incremento del 1,6% y del 1,3%, respectivamente. Por detrás se situaron en Turquía (+1,2%), India y Corea del Sur (+1% en ambos casos). Solo se registraron contracciones trimestrales en Reino Unido (-0,2%) y Alemania (-0,1%), mientras que México creció un 0,1%, Rusia, un 0,2%, y Japón, un 0,3%. El mayor alza con respecto al trimestre anterior correspondió a Canadá, cuyo PIB repuntó hasta el 0,9%, desde el 0,1% que había registrado tanto en el cuarto trimestre de 2018 como en el primer trimestre de este año.